17

nuevos articulos

jueves, 15 marzo 2018
Publicado por

Antonia Zegers: "La verdadera subversión es vivir tu vida como te guste"

Considerada una de las actrices más importantes de su generación, regresa a las pantallas con “Los Perros”, donde interpreta a una mujer enfrentada a un mundo masculino y éticamente ambiguo.

Por: Manuel Santelices / Fotos: Fotos: Gabriel Machado, para Estudio Machado Cicala Morassut.

Sentada en un café en Vitacura, Antonia Zegers se prepara a hablar de su nueva película, “Los Perros”, dirigida por Marcela Said, pero su celular no deja de sonar. Tiene, por curiosidades de la vida, una crisis con su propio perro, que esta mañana amaneció abatido con temblores. Entre llamadas a su casa y el veterinario, habla de este filme que, a pesar de su título, tiene más que ver con síndromes humanos que de animales. Ahí interpreta a Mariana Blanco, hija de un empresario, mujer de un trabajólico argentino y, en algún momento, amante de su profesor de equitación, un ex coronel de Ejército que espera su sentencia después de ser acusado de violaciones a los derechos humanos.
Igual como hizo en su muy aplaudida “El mocito”, en esta película la Said cruza constantemente líneas éticas, creando una atmósfera ambigua donde nadie es realmente bueno ni malo; nadie es dueño de la luz ni de la sombra. El filme es, obviamente, político, aunque no en la forma más evidente, y quizás eso fue una de las cosas que atrajo a la actriz.
Antonia, hija del conocido médico Fernando Zegers y la fotógrafo Mónica Oportot, creció en un ambiente políticamente cargado. “Mi colegio, el Saint George, era muy político. Mi abuelo fue torturado. Hubo a mi alrededor mucha gente que volvió del exilio”, cuenta. “Estuve muy relacionada con los costos de la dictadura, nadie tuvo que contármelos porque son parte de mi biografía. Aunque no podía votar, celebré el triunfo del ‘No’ y la elección de Aylwin. Me sentí muy parte de ese proceso”.
Desde entonces, su posición ha sufrido algo de desencanto. “Siempre he sido ideológicamente activa y he apoyado a algunos candidatos, pero hoy día todo me parece mucho más difícil No participaría activamente en ninguna campaña. Siento que las ideologías hicieron agua, y que tiene que pasar algo nuevo que no ha sucedido todavía. A estas alturas tengo una orientación más ética que política. Lo que realmente ganó es un sistema económico. Esa es la realidad. Y es un sistema económico que cruza cualquier gobierno”.
Como una de las actrices chilenas más importantes de su generación, ha participado en una serie de películas que cuestionan las instituciones y la historia del país: “Post Mortem”, “No”, “El Club”, y ahora “Los Perros”. Su siguiente filme será “Los fusileros”, basado en la novela de Juan Cristóbal Peña y dirigido por Juan Sabatini, donde interpretará por segunda vez a la comandante Tamara (Cecilia Magni).

–¿Por qué te interesó “Los Perros”?

–Lo primero fue la idea de trabajar con Marcela Said, que es una mujer que me generaba mucha curiosidad y admiración. “El mocito” es para mí una obra maestra, y saber que había una mujer detrás de eso me creaba aún más admiración, porque encuentro que es una película de gran coraje que mira las cosas desde una esquina muy compleja. Lo mismo pasa con “Los Perros”, que es un filme que genera mucha conversación.

–¿Crees que esta película, que tiene una ética un poco difusa, podría haberse hecho antes, más cerca del fin de la dictadura?

–Depende de quién la hubiera hecho. Aquí no hay moraleja, y los buenos y los malos reflejan una gran ambigüedad. El más malo es el que mejor se comporta con Mariana, mi personaje. Es amable, cariñoso y, al mismo tiempo, un torturador. Creo que esa línea ética ambigua tiene que ver con la mirada del mundo de la Marcela, que es una mujer con principios y posiciones políticas, pero que artísticamente ejerce una libertad que me resulta muy atractiva.

–La película ha tenido gran éxito en el extranjero, pero en Chile toca un nervio especial...

–Tocar ese nervio es un lujo. Poder generar desde el arte algo como eso es una gran oportunidad, porque obliga a moverse desde un sitio de comodidad; en ese sentido, la película es muy punzante, te obliga a repensar, lo que me parece saludable.

–Ha habido muchas películas sobre posdictadura o el juicio a las instituciones, y tú has participado en varias. ¿Es casualidad?

–Sí y no. Se me dan las posibilidades y yo elijo hacerlo con mucho gusto.

–¿Porque te parece interesante o porque crees que como artista es tu obligación poner temas como estos frente al país?

–Como ser humano me parece interesante generar ese diálogo. En Alemania, por ejemplo, se siguen haciendo películas sobre su historia, porque el arte tiene la capacidad de explorar los temas desde esquinas que no son las oficiales, y esa es su gracia. Son miradas muy oblicuas de la realidad. Y mirar para atrás no es malo; de hecho, es muy necesario para entender el presente.

–“Los Perros” te llevó a trabajar nuevamente con Alfredo Castro, y ustedes son muy amigos, ¿no?

–Sí, pero más que amigos –que lo somos, y mucho– hay entre nosotros una relación artística muy importante.

–¿En qué sentido?

¡Lee la entrevista completa en nuestra edición impresa!

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo