17

nuevos articulos

jueves, 6 septiembre 2018
Publicado por

Belleza y salud: Pieles en rosa es la tonalidad de estos días

Es la tonalidad que tiene que estar en las mejillas de estos días. Como puede ser en maquillajes dramáticos o en los que siguen por la ruta del “no-make up”, lo que importa es que el toque de rubor sea de manera sutil, como si se estuviera naturalmente sonrojada.

Por: Francisca Olivares / Fotos: Getty Images

Resaltar las mejillas en rosa es una de las tendencias de maquillaje que se ha visto desde algunas pasarelas de la última Semana de la Alta Costura Francesa. En el desfile de Azzaro, por ejemplo, se vio cómo un toque de coquetería urbana –gracias al delicado uso del rubor– acompañó una propuesta creativa que se mantuvo por una sofisticación femenina con pronunciados escotes y tonos metálicos. La pasarela de Valentino, en tanto, optó llamativamente porque el “make-up” fuera muy marcado en los ojos, con diversos colores y gruesos “cat eye”. Sin embargo, a ello se le sumaron las mejillas sonrojadas, incrementando el aura poética de la colección.
Otra de las propuestas de maquillaje que más se comentaron en la capital francesa fue la de Peter Philips para el desfile de Dior en el Museo de Rodin y a cargo de Maria Grazia Chiuri. Un “no make-up” en rosa, donde sutilmente las mejillas fueron sublimadas en rosa, elevando así la elegancia de la colección.

Para que un rubor, colorete o blush, resalte la saludable belleza de una mujer, lo primero que hay que tener en cuenta es que la piel tiene que estar limpia e hidratada, antes de que se aplique la base de maquillaje que principalmente tendrá la misión de uniformar el color del rostro.

Luego, después usar polvos traslúcidos, llega el momento del rubor que se aplica con una brocha que ojalá no sea excesivamente gruesa. Suavemente esta tocará los pigmentos del producto, se da un golpe en la muñeca para que se quite el exceso –nunca soplar– y, tras sonreír, se aplica con suaves movimientos circulares y levemente ascendentes.

Para los rubores que son de textura cremosa, lo recomendable es hacer una marca o cruz ligera en la mejilla –es mejor ir de menos a más– y difuminar con esponja en forma de huevo. Si el resultado es mayor al esperado –y no el que se buscaba– lo que conviene es tapar con un poco de la base de maquillaje que se usó en un comienzo y luego repetir la acción que dé ese toque de una siempre bienvenida frescura y lozanía. //@revistacosas

Leer articulo completo