17

nuevos articulos

jueves, 7 diciembre 2017
Publicado por

¡Buon Natale! Navidad en Italia

La celebración de estas festividades toma una mística especial en Italia. Ahí, las tradiciones se respetan hasta hoy y la cena de Nochebuena es el punto de encuentro cúlmine para las familias.

Por: Jonathan Reyes

La Navidad en Italia se resume en un dicho muy popular por esos lados: “Natale con i tuoi, Pascua con chi vuoi”(Navidad con los tuyos, Pascua con quien quieras). Ese es el fiel reflejo de una época del año esperada por muchos de sus habitantes. Es que no hay ciudad o pueblo en “el país con forma de bota” que quede afuera del impresionante espíritu navideño que se apodera de sus habitantes desde los últimos días de noviembre.

Porque si Nueva York sorprende al mundo con sus imponentes y eclécticas vitrinas y el árbol navideño del Rockefeller Center, en Italia la fuerte influencia del catolicismo toma forma con las tradiciones en una sociedad todavía algo conservadora para el resto de los países europeos. Un claro ejemplo de esto son las largas filas que las familias, y en especial los niños, hacen para homenajear al famoso “Bambinillo”, la estatua del Santo Niño que está ubicada en la Iglesia de Santa María que se empina sobre la cumbre del Monte Capitolino.

No importan las bajas temperaturas, que pueden bordear los cero grados, la fe es mayor para los miles de asistentes. Algo mágico pasa en Roma con la nieve y los impresionantes adornos en las calles. Las luces se funden para crear una atmósfera única que le da a la ciudad una mezcla de paz, regocijo y un profundo respeto por esta fecha.

Aunque los niños, como los de todo el mundo, esperan ansiosos la llegada del Viejo Pascuero, allá conocido como “Babbo Natale”, la noche del 24 de diciembre, es un personaje típico del país el que también se roba la película. Se trata de la “Befana”, una abuela que vuela sobre una escoba y se mete por las chimeneas de las casas para dejar regalos y dulces el día 6 de enero, también conocido como el “Día de Reyes”. Los italianos suelen dejar hasta esa fecha los árboles de Pascua y el pesebre.

Acá detengámonos un instante en nuestro viaje navideño por Italia, porque el pesebre es de los simbolismos más característicos y potentes de estas fiestas en ese país. Fue en 1223 que San Francisco de Asís presentó en el pueblo de Creccio el primer pesebre viviente. Desde ahí la tradición solo consigue superarse cada año y se prepara junto al árbol de Navidad generalmente el 8 de diciembre para la fiesta de la Inmaculada Concepción. A las típicas figuras en miniatura con casas, paisajes, pastores y ovejas, cada familia agrega sus propios detalles. En Nápoles suelen actualizarlos cada año.

Los abuelos pintan junto a los niños las figuras para que cada casa luzca su propia versión en colores del nacimiento de Jesús. Precisamente, en el mercado navideño de Roma, ubicado en la tradicional Piazza Navona, una imagen gigante de la “Befana” recibe a los turistas y locales. Ahí las medias llenas de dulces o de carbón negro (estas últimas para los niños que se portaron mal durante el año) son tan características como en otros mercados de la ciudad. No estamos hablando de cualquier mercado navideño cuando mencionamos el de Piazza Navona, porque la historia de la humanidad en una ciudad como Roma se hace latente en cada esquina. En ese lugar, los visitantes quedan maravillados con la Fuente de los Cuatro Ríos de Bernini, perteneciente al barroco romano.

¡Revisa la nota completa en nuestra Edición Navidad! 

Leer articulo completo