17

nuevos articulos

lunes, 14 mayo 2018
Publicado por

Caso Karadima: La trastienda de los chilenos en el Vaticano

Visitas a los jardines de Castel Gandolfo, momentos emotivos y otros de relajo con el mismo Papa fueron parte de la visita histórica de los denunciantes en el caso Karadima al Vaticano. Juan Carlos Cruz se quedó un día más en Roma, ahí fue ayudante de la misa del Papa. Unos días antes, Francisco lo consoló ante las lágrimas que Cruz no pudo contener en la reunión privada que tuvieron. “Tranquilo, chiquillo”, le dijo. Este y otros detalles inéditos se los contamos aquí.

Por: Jonathan Reyes

Seguramente, los últimos días de abril de 2018 quedarán marcados para siempre en los recuerdos de José Andrés Murillo, James Hamilton y Juan Carlos Cruz. Los tres fueron por años vilipendiados por la cúpula de la Iglesia Católica en nuestro país, una parte importante de la opinión pública se resistía a creerles; todo esto, mientras veían cómo sacerdotes que en el pasado fueron cercanos a la figura de Fernando Karadima –el cura que fue juzgado por el Vaticano por abusos sexuales– seguían subiendo de posición en una institución cada vez más desprestigiada, no solo en nuestro país. Pero, al parecer, aquel dicho sobre la justicia divina no estaba tan lejos de llegar para los hombres que se convirtieron desde 2011, cuando se hizo público el caso, en la cara visible de una lucha que daría sus frutos en la figura del Papa Francisco. Y es que, como si se tratara de un guión de película, la misma máxima autoridad de la Iglesia daría pie atrás y reconocería que en su visita a nuestro país estaba equivocado, muy mal informado y, por qué no decirlo, también muy mal asesorado, al defender públicamente al obispo de Osorno, Juan Barros, acusado por las víctimas de encubrir los abusos de Karadima. En ese cálido mes de enero, la visita del Papa se vio cruzada por el caso Barros y las denuncias de estos tres hombres que meses después serían invitados por el Sumo Pontífice a su propia residencia de Santa Marta en el Vaticano. Todavía no se conocen imágenes de las reuniones que Murillo, Hamilton y Cruz tuvieron con el Papa (cada uno por separado y una grupal), pero quizás la imagen más potente fue la del domingo 29 de abril cuando, acompañados de sus familias, ocuparon el lugar de honor para los invitados del Papa en el tradicional Ángelus.

Días después, en una concurrida conferencia de prensa, James Hamilton fue el encargado de leer el párrafo donde le contaron al mundo que la máxima autoridad de la Iglesia Católica les pedía perdón. “Durante diez años hemos sido tratados como enemigos porque luchamos en contra del abuso sexual y el encubrimiento en la Iglesia. En estos días conocimos un rostro amigable de la Iglesia, totalmente distinto al que conocimos antes”, indicó, agregando que “el Papa nos pidió formalmente perdón a nombre propio y a nombre de la Iglesia universal”. Por primera vez, dos de los protagonistas de esta historia cuentan a “Cosas” detalles inéditos de sus encuentros con el Papa en la previa de lo que se espera sean días decisivos porque el 14 de mayo llegarán hasta el Vaticano los 33 obispos de la Conferencia Episcopal de Chile para reunirse con Francisco. Ahí, les darán a conocer las conclusiones del informe que el arzobispo Scicluna elaboró sobre los casos de abuso sexual en nuestro país. Se espera que ese día marque un antes y un después para la Iglesia chilena. //@revistacosas

Leer articulo completo