17

nuevos articulos

lunes, 27 marzo 2017
Publicado por

Chuck Berry y su influencia total

Juan Pablo Abalo

La reciente muerte del compositor, cantante y guitarrista norteamericano Chuck Berry es, en materia musical, un acontecimiento mayor. Es la muerte de una pieza clave para una de las músicas más populares surgidas en pleno siglo XX. Inventor para algunos (del rock & roll por cierto), perfeccionador y condensador para otros. Su influencia fue total. Berry hizo con la guitarra lo que Niccoló Paganini con el violín o Frédéric Chopin con el piano. Entendió las reglas de la industria musical con rapidez y evitó recovecos inútiles. Los efectos de la claridad con la que concentró elementos musicales de por acá y allá fue simplemente notable y su impacto se traduce en nombres como Beach Boys, Eric Clapton, Bob Dylan, John Lennon o Keith Richards. El estrellato lo logró en 1955 con dos éxitos indiscutidos, "Maybellene" y "Wee Wee Hours". Algunos años después vendrán "Blues for Hawaiians" y la imbatible "Johnny B. Goode". Pese a forjarse una fama de hombre codicioso, fue generoso con su música como da cuenta el video en que corrige una y otra vez a Keith Richards, enseñándole los secretos para una guitarra perfecta en la canción Oh Carol. "Cada vez que él y yo entramos en contacto, ya sea intencional o no, termino siendo herido", dijo el guitarrista de los Rolling Stones. Con Berry no solo el rock & roll dio un salto gigante, la comunidad afroamericana también pues su música permitió que mujeres y hombres de su comunidad, ingresaran donde lo tenían prohibido. Con el paso de las décadas, su carrera fue perdiendo el rumbo y la chispa. Para muchos la decisión de transformarse en su propio manager no fue la mejor. Poco importa, su aportación es incalculable. “La onda disco es lo mismo que el rock pero es tan monótono, el rock tiene palabras que son historias” respondió en 1980, de visita a Chile, mientras participaba en el programa Vamos a ver conducido por Raúl Matas. La conversación, a pesar de la fama de entrevistado malas pulgas y hasta mal educado, aunque breve, fue amena. Se lo vio de buen humor.

Leer articulo completo