17

nuevos articulos

martes, 12 junio 2007
Publicado por

Desde Madrid, Benjamín Vicuña: “Va a ser lindo si la familia se agranda”

 

A propósito de tener otro hijo, dice que con su mujer, Pampita, están “trabajando en eso”. Está orgulloso de ser el primer chileno que actúa en el cine español. En “Fuera de carta” interpreta a un ex futbolista asediado por un hombre y una mujer.

Miguel Braillard / Fotos: Maximiliano Vernazza / Copyright “Gente”

 Camina feliz por el Barrio de las Letras, orgulloso de ser el primer chileno que tiene la posibilidad de hacer cine en España.

Hace cuatro meses que Benjamín Vicuña está filmando en España “Fuera de carta”, una película que se estrenará en enero de 2008 en toda Europa, y donde el actor es protagonista junto a tres pesos pesados del cine de esas tierras: Javier Cámara, que actúo en “Hable con ella”; Lola Dueñas, en “Volver”, y Fernando Tejero, hoy el personaje más popular de la televisión española. Vicuña interpreta a un futbolista argentino que juega en el Real Madrid, y pasa a formar parte de un triángulo amoroso muy particular: es deseado simultáneamente por una mujer y un hombre. “Digamos que mi personaje juega con las dos piernas, ja, ja, ¿cachai?”, bromea. “Hablando en serio, te juro que enfrento el trabajo de la manera más humilde posible”.
Acto seguido, invita a tomar una caña (un shop) en el bar de La Ramoreda. “Madrid es sensacional, muy parecido a Buenos Aires”, dice el hombre que enamoró perdidamente a Carolina Ardohain, Pampita. Y con la que tuvo una hija, Blanca, que el 15 de mayo cumplió su primer añito rodeada de familiares y amigos. “Son mis dos grandes amores”, reconoce distendido Benjamín, mientras invita a probar un sabroso langostino, como si se tratara de aceitunas, maníes o palitos salados de una clásica picada argentina. Luego toma un trago de su cerveza. Y habla, más que contento, de su familia: “Es bárbaro que esté a mi lado mientras filmo. Es la idea que manejamos siempre, fórmula que me sirve además para estar muy tranquilo y trabajando a gusto. Me siento pleno con mi núcleo familiar. Lo bueno es que no estoy acá deseando estar en otro lado. Es un placer trabajar en estas tierras, rodeado de mis dos amores: Pampita y mi hija Blanca”.

Tres madrileños

–¿Ellas se acostumbraron a esta ciudad?
–Claro que sí, somos tres madrileños más, disfrutando una primavera maravillosa, exquisita. Y lo bueno es que acá se respetan los fines de semana para el descanso. Entonces, cuando podemos, nos escapamos a Londres, ya que mi familia tiene un departamento allí, o a París o Lisboa, que son ciudades que nos encantan. Acá en España recorrimos mucho Sevilla: es extraordinaria.
–¿Cómo toman su trabajo Pampita y Blanca?
–Están muy felices, mi mujer ya trabajó en España, así que conoce mucha gente aquí.
–Ella tenía una vida de protagonista, y ahora ese lugar lo ocupa usted...
–Digamos que en la vida nos acompañamos mutuamente. La idea de nuestra relación, lo importante, es que el rol vaya mutando. Ojalá le toque pronto a ella, así yo descanso, ja, ja...
–¿Es consciente de que en poco tiempo pasó de ser un soltero codiciado a marido de una modelo top y padre de familia?
–Imagino que es el mismo y hermoso viaje que experimentan todos los padres.
–Pero no todos los padres enamoran a una mujer como Pampita, Benjamín...
–Ja, ja, ja. La premisa de nuestra relación es la libertad, pero confieso que me siento mucho mejor que antes, cuando salía de juerga con mis amigos y estaba soltero.
–¿Disfruta mucho de su hija Blanca?
–Tremendamente. La aprovecho todo lo que puedo. No tienes idea de cómo he gozado su nacimiento. Me emociona mirarla a los ojos. Le dedico mucho tiempo, todo el que tengo. ¿Cachai?

En “Fuera de carta”, Benjamín comparte roles con Javier Cámara, en la foto; Fernando Tejero y Lola Dueñas. “Estoy tranquilo, gozando de este momento, de una bonita película y un gran personaje. Eso ya justifica mi estadía en España. Y, también, estar junto a tremendos actorazos”, dijo.

–¿Pampita no se pone algo celosa de Blanca?
–Algo hay, algo hay... (bromea). Mi niña cumplió el año el 15 de mayo. Fue una gran fiesta familiar.
–Volviendo a lo personal, ¿hablaron con Pampita de agrandar la familia, de tener otro hijo?
–¿Otro hijo? Sí, work in progress (estamos trabajando en eso). Es algo a lo que no le hemos puesto ni fecha ni hora. Pero va a ser lindo si la familia se agranda.
–Hablando de lo profesional, ¿cómo fue que se dio su viaje a España para hacer una película?
–Recibí una propuesta a través de Luis San Narciso, director de casting del filme y una persona muy destacada, que trabaja con dos directores como Pedro Almodóvar y Alejandro Amenábar. El viajó a Chile, vio unos trabajos míos y me dijo: “Tú vas a hacer cine conmigo”. Pensé que eran sólo elogios, pero a los cuatro meses recibí su llamado y aquí estoy, en Madrid, hombre...
“Recuerdo que una semana antes de llegar a estas tierras gané un premio en el Festival de Cine de Málaga por la película ‘Fuga’ como mejor actor latinoamericano, y eso fue un espaldarazo tremendo para mi carrera profesional... Me ayudó para entrar con el pie derecho a este medio”.
–Su agente de prensa me recalcó mucho que usted es el primer chileno que tiene la posibilidad de hacer cine en España.
–Es una oportunidad que me tiene más que contento, disfrutando, aprendiendo y jugando. Pero, por sobre todo, estoy tranquilo, gozando de este momento, de una bonita película y un gran personaje. Eso ya justifica mi estadía en España. Y, también, estar junto a tremendos actorazos.
–¿Se siente extranjero aquí?
–Esta es una ciudad muy generosa, abierta, cosmopolita, súper cálida, donde de ninguna manera me puedo sentir extranjero.
–Además, hace un papel protagónico...
–El triángulo lo formamos Javier Cámara, Lola Dueñas y yo, que hago de un futbolista argentino, una estrella, que sufre una lesión en los ligamentos y tiene que retirarse. Una especie de Messi al que se le frustra la carrera. Nada más que éste juega en el Real Madrid. Al dejar el juego, pasa a ser comentarista deportivo. Lola y Javier son dueños de un restaurante, y muy amigos. El es homosexual, y digamos que los dos se enamoran de mí. Paso a ser objeto del deseo de ambos. ¿Qué problema?, ¿no?
–¿Y su personaje ya era gay o se convierte en medio de la historia?
–Vas a tener que esperar al estreno, en enero del año que viene. Te puedo adelantar que la historia transcurre en un barrio gay. La película es transgresora, ¿cachai? Digo, porque en Chile el tema del matrimonio gay y de la adopción de niños por parte de estas parejas es un asunto harto complicado, al que prefiero no referirme. Acá, en España, tienen otra visión de las cosas. Es como que el país está dividido en dos cuando se habla de temas tabú como homosexualidad, droga o prostitución. Algunos son muy liberales y otros no aceptan nada.
–¿Se va a quedar a vivir aquí o vuelve a su país después de filmar?
–En Chile estoy muy cómodo. Tengo allí un centro cultural junto a mi amigo Gonzalo Valenzuela, y le dedico mucho tiempo, igual que a mis tareas relacionadas con Unicef. También estoy al frente de una familia bien potente, así que me cuesta mucho irme a otros lugares.
–¿Prefiere el cine, el teatro o la televisión?
–Yo crecí en el cine y el teatro. Me apasionan. Y la televisión es ahora un medio que todos los actores necesitamos. Y dentro de la tele, me gustan los unitarios donde se cuida mucho la imagen.
–¿Va a volver a la Argentina a trabajar como actor?
–Claro. Para mí trabajar en tu país es un desafío tremendo. Tengo muchas ganas de volver. Me ofrecieron estar en “Lola”, una tira que produce Underground, de Sebastián Ortega. Ojalá se dé, porque es un público muy cálido. Me encantaría triunfar allá. No te olvides que es la tierra de la mujer que tanto amo.

Leer articulo completo