17

nuevos articulos

viernes, 8 junio 2018
Publicado por

Diane Keaton: Completamente original

A los 72 años, la legendaria actriz reflexiona sobre su vida y su carrera. Dice que la ambición a veces le jugó en contra, impidiéndole disfrutar de momentos más íntimos y pequeños. También explica que no tiene carácter para el matrimonio y que se siente feliz con una soltería de toda la vida.

Por: Yenny Nun / Fotos: Getty Images

Diane Keaton es actriz, productora y directora. Pero también es escritora, fotógrafo, y aficionada al diseño y la arquitectura. Creativa e inquieta, ha remodelado más de 15 casas, entre ellas la de Madonna, que la cantante adquirió en 2003 por 6.5 millones de dólares. La propia Diane, según cuenta, ha vivido en 50 casas a lo largo de su vida.

Se hizo famosa en gran parte por su colaboración con Woody Allen, por entonces su mentor y su pareja, que la dirigió en “Annie Hall”, película por la que recibió el Oscar a la mejor actriz en 1977. En ese momento se convirtió también en icono de la moda, iniciando un look con vestimentas masculinas que muchas mujeres imitaron. Desde entonces ha marcado pauta por sus atrevidos y originales atuendos, que incluyen a menudo guantes, sombreros, y tonos blanco y negro. Diane ha defendido siempre su aspecto natural. No se ha hecho cirugías, no se tiñe el pelo, ni ha cambiado su dentadura. En resumen, en Hollywood, es única.

Diane nació en 1946 en Santa Ana, California. Su padre era ingeniero y fotógrafo amateur. Su madre, Dorothy, que desde hace 15 años sufre de Alzheimer, era dueña de casa y también aficionada a la fotografía.

De pequeña soñaba con ser cantante, y a los 12 años de edad ya diseñaba su propia ropa. En 1964 se mudó a Nueva York para estudiar arte dramático, y en 1970 fue descubierta por Woody Allen, que la contrató para que apareciera en la versión teatral de “Play it again Sam”. Ahí comenzó su relación personal y profesional, que duraría una década.

Cuando le preguntamos por el director –acusado de acoso y abuso sexual por su propia hija–, Diane dice que prefiere no hablar del tema. “Todo lo que voy a decir es que Woody es mi amigo y que estoy firme detrás de él. Lo que Woody ha declarado, para mí, es la verdad”.

Aparte de Allen, la actriz mantuvo romances con varios de sus compañeros de actuación –Al Pacino, Keanu Reeves y Warren Beatty, entre ellos–, pero nunca se casó. Con el tiempo adoptó dos hijos.

Conversamos con ella luego del estreno de su nuevo filme, “Book Club”, donde comparte la pantalla con las legendarias Jane Fonda, Candice Bergen y Mary Steenburgen. En la comedia, cuatro amigas que se reúnen semanalmente a conversar y analizar libros cambian sus monótonas vidas después de leer “50 sombras de Grey”.
stra entrevista en un hotel de Los Angeles, esta vez sin sombrero, luciendo una falda repolluda, blusa blanca adornada con crucifijos, chaqueta negra y bototos. Contesta nuestras preguntas con su habitual sentido del humor.

–¿Cómo fue trabajar con tus famosas compañeras de trabajo?

–Nunca había trabajado con ninguna de ellas; fue una sorpresa total. No podría haber pedido un elenco mejor. Después de conocernos, todo se dio en forma muy espontánea. Las tres son realmente extraordinarias. Con Jane compartimos el tráiler de maquillaje, y ella llegó todos los días con su perrito, del que no se separa. Es una profesional muy completa y además una mujer muy inteligente, lo que me entristece un poco (bromea).

–Tú fuiste la primera contratada...

–Sí, y no lo supe en su momento. Fui a conversar con el director, leí el guión y me gustó. Tengo mucha suerte de seguir trabajando a estas alturas de mi vida, es una especie de milagro que me sigan ofreciendo roles.

–Desde el punto de vista artístico, ¿cómo haces para meterte en tus personajes?

–En este caso fue muy fácil, porque estaba interpretando una versión de mí misma. Lo único diferente respecto a mi vida, es que en la película mis hijas me están convirtiendo en una niñita, estoy perdiendo mi independencia y mis amigas me ayudan a salir de esa situación. En la vida real, la amistad es muy importante para mí, sobre todo a medida que avanza la vida. Mis amigos son vitales, algunos están en mi vida desde hace 30 o 40 años.

–Es verdad que en la película tus hijas te tratan como a una niñita...

–Una niñita que quieren que trabaje para ellas...

–¿No te ha ocurrido algo parecido en tu vida?

–No, nunca permití que alguien me tratara de esa manera. Fui testigo de lo que mi mamá tuvo que hacer, el rol que tuvo que jugar en mi familia, y decidí que su historia no se repetiría conmigo. Por eso sigo soltera. Mírame, nunca me he casado, y nunca me casaré. Antes se nos conocía como solteronas, ahora somos mujeres liberadas. Honestamente, no creo ser material para matrimonio, soy demasiado independiente. Y no creas que eso me hace sentir triste. Al contrario, estoy muy feliz con mi vida.

–Aún sin casarte, decidiste ser madre. ¿Cómo ha sido la experiencia?

–Duke está en sus últimos años de colegio, pero pronto se gradúa. Y Dexter trabaja como salvavidas, es una gran nadadora y va a la universidad. Tiene una pareja desde hace dos años... ya no se les llama novios. Mis hijos son los tesoros de mi existencia.

–¿Qué nos puedes contar de tu propia madre?

–Mi mamá era una mujer con grandes sueños que nunca tuvo la oportunidad de hacerlos realidad. Siempre me apoyó para que me sintiera segura, porque pienso que de niña no tuve mucha confianza en mí misma. Cuando inicié mi carrera me dio buenos consejos, me dijo que usara mis emociones para hacer más ricos a mis personajes; me dijo que si seguía mis metas, todo iba a salir bien. Estoy aquí gracias a ella. Siempre pienso que si mi mamá hubiera nacido cuando yo nací, habría tenido la oportunidad de alcanzar sus propias metas. Pero eran otros tiempos y ella era la madre de cuatro niños.

–Se nota que la quieres mucho...

–La amo. Recuerdo cuando fue elegida Mrs. Los Angeles; yo tenía 7 años y vivíamos en Higland Park. Una mañana llegó el jurado a revisar toda nuestra casa, porque tenía que demostrar que era una buena dueña de casa y que su hogar estaba impecable. Su especialidad eran las tortas, y no me acuerdo de cuántas preparó hasta conseguir la perfecta para el concurso.

–En esta película te enamoras de Andy García, ¿en la vida real te ha sorprendido el amor?

–Es una pregunta difícil, porque siempre fui yo la que tomaba la iniciativa cuando un hombre me interesaba. La sorpresa era cuando ellos también estaban interesados. Estar enamorada es una experiencia mágica, algo muy, muy poderoso.

–¿Crees que te volverás a enamorar?

–Lo dudo. No lo veo a la vuelta de la esquina, pero nunca se sabe. Hay que mantenerse abierta a la posibilidad.

-(...)

¡Lee la entrevista completa en nuestra edición impresa!

Mira el tráiler de la película "Book Club" acá:

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo