17

nuevos articulos

Miércoles, 22 Marzo 2017
Publicado por

Elegir y comer conscientemente

Patricia Lecaros

Tuve el privilegio de conocer, en un congreso en Santiago, a Jean Kristeller, psicóloga clínica de University Yale, profesora emérita de Indiana State University y autora del libro "The joy of a half cookie: Using Mindfulness to Lose Weight and End the Struggle with Food (que, en español, vendría siendo El disfrute de media galleta: El uso del Mindfulness para bajar de peso y poner fin a la lucha con la comida”). A lo largo de sus páginas, desarrolla el concepto de mindfuleating o de "comer consciente", como se traduce este término en español. Como en muchos otros casos, Jean Kristeller comenzó a elaborar esta técnica mientras estudiaba Psicología en Estados Unidos. Lo hizo precisamente para lidiar con su propio trastorno de la conducta alimentaria: el “binge eating” o trastorno por atracón, en español. Un cuadro, presente de manera mucho más frecuente de lo que uno imaginaría que, aunque sin cifras específicas, ha sido ampliamente descrito por especialistas en nuestro país.

El “binge eating” se caracteriza de episodios de alto consumo de alimentos (generalmente calóricos) en un corto espacio de tiempo y respondiendo con descontrol y angustia a alguna situación de estrés emocional. A pesar de que este comportamiento puede llevar o no a la obesidad, el mayor efecto negativo en las personas es la sensación de sentirse esclavos de la comida y de las dietas.

Para superar este estado es que Jean Kristeller se propuso poner atención a los alimentos que ella elegía comer, luego de darse el tiempo para saborearlos, disfrutarlos y sentirlos en su cuerpo. De esta forma, y evadiendo dietas de revistas de belleza, consiguió tener una relación con la comida con libertad y placer, sin que esto necesariamente implicara subir de peso. En paralelo, desarrolló el hábito de la meditación. No como monje de caricatura, sino que haciendo ejercicios de respiración. Por ejemplo, cerrando los ojos un par de minutos para poner atención a sus sensaciones o simplemente observando la naturaleza camino a la universidad.

Más de treinta años después Jean Kristeller está convertida en una maestra de su práctica. Enseña a hombres y a mujeres a romper el círculo de las alzas y bajas de peso. Explica cómo uno puede disfrutar de cada comida sin la necesidad de estar contando calorías.

La invitación es, entonces, a elegir con detenida reflexión cada comida. A buscar un momento y un lugar cómodo, que sea agradable para comer sin mayores distracciones. Darse un momento para degustar lo que consumimos sin apuro, aprender a saborear y saber detenerse cuando las señales corporales así nos lo indiquen. La lección es, en definitiva, la de saber escuchar al cuerpo en sus necesidades dando espacio para que la mente detenga el actuar en automático.

Es una manera de aprender a conectarnos con nuestra propia sabiduría alimentaria.

Si esto no es posible y la relación con la comida se ha vuelto ingobernable o bien afecta el ánimo, la salud y las relaciones con los demás, la recomendación es consultar con médicos o psicólogos especialistas en el tema.

 

Leer articulo completo