17

nuevos articulos

jueves, 13 septiembre 2018
Publicado por

Felipe Ríos y Ricardo Saieh: El éxito de "Reservas completas"

Pasaron casi veinte años para que esta obra viera la luz en nuestro país. Acá, los protagonistas del suceso del momento nos cuentan la interna de un proyecto que los motivó desde un principio.

Por: Jonathan Reyes / Fotos: Bárbara San Martín

La función está a punto de comenzar. La sala está llena. Se apagan las luces y se ilumina un sector del escenario. Ahí se puede divisar el puesto de trabajo de Sam, el personaje interpretado por Felipe Ríos. Un joven actor en busca del éxito y de un trabajo mejor al que desarrolla como telefonista de un restaurante de moda que podría estar al borde del colapso por la cantidad de llamadas que recibe durante la jornada. Todos quienes se comunican con él desean –como si el mundo se fuera a acabar– una mesa en el lugar. Los potenciales comensales son variados, van desde personajes que trabajan en TV, empresarios, socialités, gente del campo, hasta un manager de una conocida ex miss Universo. Todos se hacen valer de su nombre y posición para lograr una reserva, pero las reservas están completas… Tal como el nombre de este éxito de las tablas que está a punto de cumplir veinte años desde su estreno en Estados Unidos. El año 2000, cuando el actor Ricardo Saieh la vio en Chicago, quedó maravillado con la historia. Pasó mucho tiempo para que le presentara el proyecto al director Christian Zúñiga. El éxito ha sido total. La obra que, sin mayores pretensiones, busca hacer reír, lo logra de principio a fin. En ella, Saieh interpreta a 31 personajes que se muestran en una pantalla gigante, que son los que llaman al restaurante para pedir una reserva. El actor cuenta que el proceso de caracterización de cada uno fue muy particular y le demoraba en promedio dos a tres horas por cada uno. Desde el otro lado, Felipe Ríos dice que “fue complicado por temas de tiempo calzar los audios de los videos con mis textos en escena. No es fácil hablar con una pantalla en un comienzo. Fue estresante esa parte, pero quedó una linda obra y la gente la está disfrutando. Queremos que todos lo pasen bien”, puntualiza.

–¿Cómo han sido estas semanas con la obra? ¿Cuál ha sido la recepción del público?

Ricardo: –Estamos muy contentos con la recepción del público. La relación de trabajo y amistad que tenemos con Felipe fluye de manera natural. Él se luce en el escenario y yo hago una pega atrás. Felipe se ha ensamblado muy bien con el resto de los personajes.
Felipe: –Y tú haces algunas apariciones entremedio con algunos personajes que pasan por el escenario y todo el resto de los personajes del video que no es menor. Hemos notado mucho público, la sala está llena en cada función.

–¿Cómo fue el proceso de preparación?

Ricardo: –Fueron dos etapas. En la primera le propuse el proyecto al director Christian Zúñiga, y ahí hicimos las grabaciones de los 31 personajes que en total demoró 13 días. Después hubo todo un trabajo de posproducción y posteriormente entró Felipe, que sacó su personaje en un tiempo récord de tres semanas.

–Ustedes no habían trabajo juntos anteriormente. ¿Cómo ha sido esta experiencia?

Ambos: –¡Muy buena!
Felipe: –No hemos tenido ningún roce, con el resto del equipo ha habido una linda mística.
Ricardo: –En los videos fue crucial la participación de Franklin Sepúlveda, que fue nuestro maquillador. Hace cuatro años me acerqué al dueño de la sala para sacar este proyecto y quedó stand by y hace dos años retomamos la idea de montarlo. Yo vi esta obra el año 2000 en Chicago.

–Ricardo, ¿qué te llamó la atención del proyecto?

–La cantidad de personajes, todo lo que uno puede mostrar como actor. En el proyecto original es solo un actor el que hace los videos y el que está sobre el escenario en el papel del telefonista, pero a nosotros nos pareció más atractivo adaptarla de esta forma y que fueran dos los actores. El formato era un poco agotador, estar viendo siempre a la misma persona era distinto y acá está resultando, así que estamos muy contentos.

–En los 31 personajes que interpreta Ricardo hay una variedad enorme. Se aprecia una crítica al arribismo tan característico de una parte de la sociedad. ¿Cómo fue el proceso de adaptación a la realidad chilena?
Ricardo: –Todos son muy arribistas. La obra está muy bien escrita y lograr a los personajes no fue muy complicado.

–¿Qué tiene del Chile de 2018 esta obra?

Felipe: –Esas ganas de pertenecer a un lugar que está de moda y que es muy taquillero, lo que puede llegar a subirte los bonos si logras entrar. Hay personajes que son muy discriminadores con otros y que quieren mantener un nivel. Eso tiene que ver mucho con la idiosincrasia de nuestra sociedad.
Ricardo: –Hay personajes en la obra que prácticamente se les va la vida si no logran reserva en un restaurante, y eso también pasa en la realidad. Hay otros personajes que se aprovechan de su posición de poder y eso también es algo que ocurre a diario. //@revistacosas

Leer articulo completo