17

nuevos articulos

sábado, 13 mayo 2017
Publicado por

Se busca: aprender a ser feliz

Mirella Granucci

Nota mental: si escuchas Philip Glass mientras escribes la columna, te pondrás mamona. (No lo hagas de nuevo).

Es sábado en la noche. (Esto es mejor que empezar con una alarma, como la última vez). Tengo los pies fríos y un deseo incontrolable de escribirte, a ti.

ADVERTENCIA: todo esto parecerá un enorme cliché. Y lo es. Pero también es verdad. también es verdad.

Quiero decirte que: No te preocupes. Todos somos raros y torpes. Todos ya nos caímos alguna vez en público o rompimos un vaso o cualquier cosa en un lugar ajeno, con o sin querer. (Rompí un retrato en la casa de una tía y la nariz de un niño que me molestaba en el colegio. Pensándolo ahora,“¡qué tanto!”). Todos ya nos sentimos poco bienvenidos. O finalmente, poco amados. En especial por aquella persona que tanto deseábamos que nos amara. (Pensándolo ahora,“¡qué suerte!”). Quiero decirte que: Somos iguales. Todos tenemos ganas de hacer las cosas bien. Y sentirnos valorados. Y sentir que somos importantes. Y sentir que finalmente “merecemos” ser felices. ¿Pero, para qué esperar “merecer”? Mi abuela decía: “Hay que ser feliz, aunque sea por obligación”. (Yo lo encontraba un poco extremo, pero la viejita era la persona más feliz y “sin miedo que he conocido. Entonces,“algo” sabía). Y quiero decirte una cosa más: Siempre se me olvida todo esto. Tal vez, te lo escribo a ti para recordármelo yo. Cuando se trata de mi propia vida, soy un gran fracaso (No lo escribo para que me tires flores... Es verdad, puedes preguntarle a mi fmailia y a Davi, el niño de la nariz rota).

Lo que me ayuda a estar feliz  es estar atenta al mundo. Desde que despierto y hasta la hora -súper tarde- en que me voy a dormir, hay miles de lecciones ocultas. La gran mayoría, infelizmente, pasa completamente inadvertida, mientras yo reclamo por algo sin importancia. Pero hoy aprendí algo hermoso. Pedro (un amigo que aún no conozco) me enseñó esto: “Una vez leí que el amor simplemente ‘es’. Así que había que interpretarlo como algo que fluye, como la luz rodea a la llama. (...) Entonces, el amor no es de nadie, pero fluye en ti, y por eso tiene eternidad, (...) eres como la fogata, cualquiera que se acerque a ti estará encantado con ella, enriquecido por ella. No importa si es un árbol, una persona, un pez, una roca, un animal. No importa. El amor ‘es’ y fluye”.

Te desafío a estar atento a lo que el mundo puede ofrecerte (y a ser feliz, aunque sea por obligación). [email protected] 1. Busque un espejo o una superficie reflectante. 2. Posicione la boca de la imagen sobre tu boca. 3. Sé feliz, aunque sea por “imitación”.

Leer articulo completo