17

nuevos articulos

viernes, 29 junio 2018
Publicado por

Francisca Merino: "Nunca estaré a la sombra de un hombre"

La actriz y panelista del matinal “Bienvenidos” de Canal 13, revela en esta entrevista cómo han sido sus más de 20 años de carrera en televisión y, además, confiesa lo mucho que le ha costado estar soltera nuevamente y manejarse en las citas que no tenía desde hace 15 años.

Por: Bernardita Cruz / Fotografía: Noli Provoste para Matanga Estudio / Producción: Soledad Morales Larraín / Asistentes de fotografía: Ernesto Avilés y Ron Arriagada / Asistente de producción: Isidora Ruiz-Tagle.

Cada mañana, Francisca Merino llega a Canal 13 y se dirige a maquillaje. Le importa verse bien. Dice que es parte de su trabajo. Minutos más tarde se instala en el set del “Bienvenidos” junto a varios panelistas y sus animadores, Tonka Tomicic y Martín Cárcamo. Comenta que hablan de todo y aclara que muchos de los temas que trata el programa son sanadores, que pueden ayudar a la gente. Eso la alegra y confiesa que está feliz de que la farándula ya forme parte de su pasado. Porque a esta actriz le ha tocado estar en diferentes frentes televisivos. Primero, cuando era muy niña, participó en comerciales y luego, hace más de 20 años, conoció la fama de la mano de su personaje “Cathy Winter” en la teleserie “Adrenalina”. No le gusta hablar mucho de esa época. Cuenta que las luces en cierta forma la encandilaron, pero confiesa que, de todas formas, está agradecida de cada paso que ha dado. Tampoco duda en que los tiempos han cambiado y dice que los actuales le gustan más. “En términos de rostros, como que ya se acabaron esas figuras falsas que las veías en los pasillos y eran unos natres, insoportables, y para la pantalla eran la perfección. Hoy se nota mucho más cómo eres en realidad y, además, se valora la gente auténtica, el comunicador que muestre tanto sus debilidades como sus fortalezas. Siempre he pensado que toda esta tendencia llegó de la mano de los realities, de una televisión más real, más honesta”, asegura.

–La ola feminista ha dejado en entredicho cómo se ha tratado a la mujer en la industria de la televisión, sobre todo en términos de maltrato y acoso sexual.

–Hace 20 años, sinceramente, era totalmente distinto y en todo ámbito, no solo en televisión. Tengo, por ejemplo, los recuerdos de mi papá retando fuerte a su secretaria y ahora nadie podría hacer eso. Y claro, lo mismo pasaba en los canales. Por ejemplo, con algunos directores que le gritaban a todo el mundo, a los camarógrafos... eran los años 80. Y lo mismo con los profesores en las escuelas de teatro, los directores...

–¿Te pasó?

–Sí, gritos y cosas así, sobre todo en las obras de teatro. Los directores son gritones y en esa época eran bien buenos para mandar y no siempre de buena forma. Pero la verdad es que no lo sentía como algo tan espantoso. Creo que tiene que ver con que veía a mi papá ser así. Para mí, los gritos y órdenes en mala forma no fueron un shock. Lamentablemente no fueron un shock.

–¿Y hoy se da ese maltrato?

–Así como antes... creo que ya no. Quizás hay casos, pero no me consta. Creo que la televisión ya dejó de ser el cuento de los divos... como que uno es un trabajador no más, así me lo tomo. Aunque yo tenga, por ejemplo, una asesora, estamos en el mismo nivel, no es quien me sostiene la cartera. Antes se daba eso. No tanto en los actores, pero sí en los comunicadores. La verdad es que en todo orden de cosas había mucho gritoneo. Bueno, también tiene que ver con la historia de nuestro país, la dictadura, la represión, los detenidos desaparecidos, porque el abuso de poder que hubo fue tremendo y todos lo permitimos... Entonces, siento que en cierta medida en los 80 se perdonaban los gritos y malos tratos.

–También te hablé de los acosos, ¿te ha pasado?

–Sí, he tenido incidentes que me han molestado pero muy en el comienzo, entonces eso de alguna manera me educó para tener mucho carácter y harto cuidado. En televisión me pasó una vez y ahí aprendí. Fueron insinuaciones que no me gustaron. Me acuerdo que se lo conté a mi mamá inmediatamente... no me quedé callada. No fue algo público, no era famosa, así que quedó ahí.

“Pero el acoso”, enfatiza, “no solo se vive en televisión, también lo vi o lo viví cuando era modelo publicitaria, en castings y en teatro. Una vez me acosaron y fue escándalo. En la obra participaban muchos actores, pero había uno que mientras yo ensayaba, él hacía sonidos asquerosos con el típico ‘Ay, mijita rica’... era a cada rato y me empecé a poner cada vez más pesada, hasta que un día le paré los carros. Y bueno, al tiempo cuando ya estábamos en función, en un ensayo, él se acerca, me toca el hombro y me dice algo... ni me acuerdo qué fue exactamente. Y yo fui y le pegué una cachetada. ¡Escándalo! Pero yo ya llevaba al menos dos meses con este tipo mirándome con cara de degenerado, diciéndome cosas... ¡Y la gente lo apoyó a él! Fíjate que yo era la desubicada… Pero también me he sentido acosada en la calle, sobre todo cuando un hombre te mira con cara libidinosa, eso también molesta... y mucho”.

–Con más de 20 años en televisión, ¿qué tan común es el acoso sexual?

–Ha sido siempre común. A mí no me pasó tanto, pero puede ser porque en la época que empecé había muchos amigos de mi papá en las comunicaciones, como Gonzalo Beltrán o Ricardo Miranda que en esa época era el director del Área Dramática de Canal 13. Quizás, si hubiera sido desconocida para todos o fuera más desprotegida, lo hubiera sufrido.

–¿Te ha tocado presenciarlo?

–No. Nunca han faltado los rumores, pero no lo he visto.

–¿Nunca oíste rumores sobre Herval Abreu?

–No escuché. Conmigo siempre fue muy respetuoso. Cuando trabajé con él era el director de segunda unidad y era muy talentoso.

–¿Cómo tomaste las denuncias en su contra?

–No te puedo mentir, yo nunca vi nada raro. Sí escuché una vez que era coqueto. La verdad es que me dio pena. Primero por las actrices y también por el medio que cambió mucho en cuanto a opciones de trabajo y se puso muy difícil encontrar pega. Conmigo fue distinto, así que no critico a las actrices que fueron a su departamento, por ejemplo. Yo tuve otras oportunidades, no me vi en ese escenario. Piensa que yo estaba en primer año en la escuela de teatro cuando me invitaron a actuar. Y también sí debo confesar que me dio pena por Herval, me desilusionó mucho con todas las acusaciones. Jamás esperé eso de él.

SOLTERA OTRA VEZ

–Hace tres años llegaste al “Bienvenidos” justo en la época en que saliste del programa “SQP” y te separaste. ¿Cómo ves hoy la experiencia en el matinal?

–(...)

¡Lee la entrevista completa en nuestra edición impresa!

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo