17

nuevos articulos

miércoles, 3 enero 2018
Publicado por

Gran exposición de Arcimboldo en Roma

En la Galleria del Arte Antica y hasta el 11 de febrero próximo estará la celebrada exposición sobre Giuseppe Arcimboldo, el famoso pintor milanés del siglo XVI y autor de las llamadas “teste composte”, que son bustos formados por flores, frutas, verduras, animales y distintos elementos. Una muestra imperdible para quien esté en Roma. 

Por: Francisca Olivares / Fotos: Gentileza Palazzo Barberini

Estos últimos meses de 2017, Roma está “tomada” por cientos de afiches que invitan a la exposición de Giuseppe Arcimboldo (Milán, 1527-1593), en la Galleria de Arte Antica, en el Palazzo Barberini. La imagen elegida –“Verano”– es parte de una de sus famosas series de “teste composte”, inspiradas en obras de arte figurativas (muchas de Oriente) y que corresponden a bustos formados por frutas, verduras, animales o distintos elementos. Un genio manierista de la fantasía, que tras su muerte estuvo en el olvido, pero que con la impronta de surrealistas –como Salvador Dalí o Max Ernst– volvió a la escena como un adelantado a su tiempo y un precursor de lo que muchos harían durante la primera mitad del siglo XX.

Hoy los cuadros de Arcimboldo están en los principales museos del mundo –el Louvre es uno de ellos– y cada vez se hacen más exposiciones monográficas en homenaje a su talento. De hecho, durante este año se realizó una en el Museo Nacional de Arte Occidental de Tokio y por estos días también está en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, con “Arcimboldo. Las floras y la primavera”.

La muestra del Palazzo Barberini –que estará abierta hasta el 11 de febrero de 2018– está articulada en seis secciones y se realizó bajo la curaduría de Sylvia Ferino-Padgen, directora de la pinacoteca del Museo de Historia del Arte de Viena y una de las mayores expertas sobre el trabajo de este milanés cuyo talento tuvo otra particularidad: haberse desarrollado en las cortes de Viena y Praga de los Habsburgo, bajo los emperadores Fernando I, Maximiliano II y Rodolfo II. En ellas también incursionó en el mundo del vestuario, creando trajes para fiestas y espectáculos.

La oscuridad del ambiente es la tónica del montaje en el Palazzo Barberini –de la familia del mismo nombre, que tuvo al papa y mecenas Urbano VIII entre sus integrantes y habitantes del palacio con toda su corte–. Aunque el foco son los óleos de Arcimboldo, también hay dibujos, bosquejos, retratos clásicos de miembros de los Habsburgo, vitrales y tapicería. La iluminación es delicada y se dirige a las pinturas que invitan sutilmente a descubrir el naturalismo de los elementos que conforman los retratos que son pintados en lienzos o tablas. Además de perfiles, también tiene versiones frontales, y casi siempre toman como referencia la figura de uno de los tres emperadores a los que sirvió.

La serie más conocida de Arcimboldo es la de las “Estaciones” y muestra al otoño, el invierno, la primavera y el verano, de acuerdo a los elementos propios de cada temporada, con lo que se le vincula al nacimiento de las naturalezas muertas, junto a otros artistas italianos como Cremonese Vincenzo Campi o Giovan Ambrogio Figino. También destacan sus cuadros denominados “Tierra”, “Agua” y “Fuego”.

¡Revisa el artículo completo en nuestra edición impresa!

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo