17

nuevos articulos

martes, 28 noviembre 2017
Publicado por

Harald Beyer “la segunda vuelta va a ser una pelea voto a voto”

por: Claudia alamo 

Son las 9 de la noche de ese sorpresivo domingo de las elecciones. Harald Beyer, el director ejecutivo del CEP, sigue el minuto a minuto de los resultados. Sus pronósticos cayeron como fichas de dominó. Días antes, había sostenido que la elección presidencial “estaba decidida hace mucho tiempo” con el paso a segunda vuelta de Sebastián Piñera y Alejandro Guillier. En eso acertó, pero no en la distancia entre ambos.

Beyer creía en unos 20 puntos de diferencia. Fueron 14,y la gran novedad fue el crecimiento del Frente Amplio como tercera fuerza política. En este ajuste de las placas tectónicas de la política chilena, y con los datos aún calientes de la elección, Harald hace su reflexión.

–Más profundamente, ¿qué pasó?

–Yo creo que lo que pasó, y que no habíamos detectado con suficiente fuerza, es que las tendencias estructurales del país son mucho más fuertes que lo que uno podría haber anticipado.

–¿Cuáles son esas tendencias estructurales?

–Una derecha en torno al 44 por ciento en las primeras vueltas. Y la izquierda, el resto. Y más bien, los votos se distribuyen al interior de esas coaliciones. De hecho, cuando corrieron juntos Lavín con Piñera, llegaron al 48 por ciento, que fue el mejor resultado que ha tenido la derecha en primera vuelta. Después,igual perdió Piñera el 2005 con Bachelet.

–¿Y ahora hay una derrota de Piñera?

–Claro, porque no fue capaz de movilizar más gente que ese 44 por ciento estructural, por así decirlo.

–¿Y por qué no pudo hacerlo, considerando que al frente tenía un gobierno muy cuestionado?

–Claro, pero el cuestionamiento al gobierno también se tradujo –mucho más de lo que pensamos– en el éxito mayor del Frente Amplio que lo que se había anticipado.

–¿De qué manera el Frente Amplio recoge ese cuestionamiento al gobierno de Bachelet?

–Aquí hay dos formas de recoger ese cuestionamiento. Uno es que no gane la derecha, y lo que estamos viendo es que la derecha no lo ganó ahora con la fuerza que uno podría haber esperado. Y la otra forma es que lo recoja la izquierda extra Nueva Mayoría, que fue lo que terminó pasando. Eso se traduce en la votación relativamente alta de de Beatriz Sánchez y del buen resultado parlamentario (del FA).

–Ahí está la novedad, ¿no?

–El Frente Amplio logró construir una plataforma mucho más fuerte que la que, por lo menos yo, anticipé.

–¿Y eso querrá decir que existe un sector de la sociedad que quiere cambios más profundos?

–Osea, uno podría anticipar eso; o que hay una voluntad de castigo y no hay voluntad de traspasarse a la derecha, sino que insistir en una posición de izquierda. Ahora, si eso significa un cambio al modelo, creo que tenemos que darle más vueltas.

–¿Dirías que estos resultados ponen en cuestión la discusión sobre el diagnóstico de lo que le pasa a la sociedad y el modelo en Chile?

–O sea, yo creo que ese debate se va a abrir de nuevo. En el último tiempo se había generado una sensación de que la evaluación del gobierno de Bachelet era equivocada y que había diagnósticos alternativos. Ahora se va a reabrir la discusión. Sin embargo, el planteamiento del Frente Amplio todavía no es bien captado por el votante. No sabemos si ellos reflejan ese malestar –por lo menos las encuestas no lo muestran–o aspiran a un proyecto de izquierda distinto no más.

–Alejandro Guillier tampoco sacó una buena votación, y ha tenido varios errores en esta campaña. ¿Qué hace pensar que podría ser competitivo en segunda vuelta?

–Creo que si él logra una alianza con el Frente Amplio, eso le da una fuerza a su candidatura solamente por eso. Y, claro, eso le puede dar un nuevo impulso. No sé si para ganar, pero lo que sí es claro es que la segunda vuelta va a ser una pelea voto a voto.

–¿Y qué pasa si Guillier no logra esa alianza?

–Si no lo logra, es muy difícil que los partidarios del Frente Amplio vayan a votar, porque en ellos hay algo crítico respecto de la NuevaMayoría. Curiosamente, parte de su éxito tiene que ver con una mirada crítica de la Nueva Mayoría que no habíamos anticipado, y que se basa, en parte, en que creen que si bien el gobierno no lo hizo bien, tampoco lo hizo tan mal. Esa mirada crítica al gobierno le hizo sentido a la izquierda.

¡Revisa la entrevista completa en nuestra edición impresa!

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo