17

nuevos articulos

viernes, 3 noviembre 2017
Publicado por

El hit de Australia y Nueva Zelanda

Son los destinos del momento para los jóvenes “aproximadamente” sub 30 que quieren practicar el inglés y viajar. Una de las grandes razones es porque en Australia y Nueva Zelanda existe la posibilidad de la visa Working Holiday (de 18 a 30 años, hasta el momento), que permite trabajar con buenos ingresos y estar de vacaciones, además de ubicarse muy cerca del anhelado Sudeste Asiático. Aquí, extractos de las historias que pueden entusiasmar (las versiones completas están en la revista Cosas Aniversario #41).

Por: Francisca Olivares

Paola Beher y Andrés Luco – Sidney, Australia

Australia

Hace tres años, salió la oferta de unos pasajes de avión a Australia y Paola Beher, diseñadora de vestuario, personal shopper y asesora de imagen, decidió comprar uno. Estaba en un delicado momento de su vida, había terminado con su pololo –Andrés, su actual marido– y aunque aquí trabajaba en moda y era lo que más le gustaba, era freelance, algo que a veces es complicado para lograr estabilidad económica. Así, sin saber mucho de Australia –aparte de los canguros y los koalas, como dice riéndose– se fascinó con ese país. Hoy Paola está sacando un diploma en “The Makeup Technicians”, sobre maquillaje, efectos especiales, mega comunicación y estilismo en pelo. Además, está trabajando en AlanaKristian, un salón de belleza ubicado en uno de los mejores barrios de Sydney y que también es Instituto Kérastase.

María Ignacia Ossa y Javier Croquevielle – Manly Beach, Australia

Australia

Después de titularse de ingenieros comerciales y trabajar por un tiempo en Chile, María Ignacia (26) y Javier (27) decidieron viajar a Australia porque querían mejorar su inglés, disfrutar de sus playas y viajar por el Sudeste Asiático. Tras vivir unos tres meses en Manly, la idea de ambos es partir a recorrer la costa noreste de Australia en ‘campervan’ por un mes y luego seguir viajando por el Sudeste Asiático e India, durante unos cuatro meses más. “Hasta ahora”, concluyen, “ha sido una experiencia enriquecedora en todo sentido, hemos podido disfrutar de la ciudad, de la playa, de interactuar con personas de distintos países y culturas, además de mejorar el inglés”.

Daniela Elster – Melbourne, Australia

Australia

La idea de viajar a Australia empezó a rondar por la cabeza de esta periodista hace unos cinco años, después de mochilear por seis meses en Sudamérica. El 2016 se separó y decidió tomar ese sueño y cumplirlo. Lo que más le ha gustado es la gente que ha conocido. Amigos de distintas partes del mundo que serán para la vida. “Te das cuenta que, aunque viajes sola, realmente nunca lo estás. Lo otro son los paisajes de Australia, una maravilla, fui a hacer un ‘roadtrip’ por Tasmania en marzo con una amiga chilena, una alemana y un holandés, y fue increíble. Conocí una isla que no está en el mapa de los viajeros, que se llama Great Keppel Island, en la barrera de coral sur y trabajé por alojamiento. Pretendía quedarme una semana y terminé quedándome tres”.

Dominga Sánchez – Hamilton, Nueva Zelanda 

Australia

Dominga tiene 15 años y como sus papás habían estado de intercambio cuando eran adolescentes, a ella le ofrecieron esa misma oportunidad. Así, hace casi tres meses que está establecida en la ciudad de Hamilton, a una hora y media en auto de Auckland, la ciudad más poblada de Nueva Zelanda, y está asistiendo a clases en Hillcrest High School.

La experiencia le ha encantado y lo que más le ha gustado es lo verde que es Hamilton y lo bien que funciona todo. “Me gusta despertarme y tomar desayuno en la cocina, donde hay una ventanal que permite ver justo al frente un campo grande, lleno de vacas y abajo un río enorme, todo muy verde”, dice.

Ignacia García Bombal – Yackandandah, Australia

Australia

El amor fue lo que hizo que Ignacia llegara a vivir, hace un año y medio, a un pueblito llamado Yackandandah, que solo tiene unos mil habitantes aproximados y se ubica a 313 kilómetros de Melbourne. “Es bastante turístico y pintoresco”, cuenta Ignacia que se casó con James Patterson el 21 de octubre pasado. “Se fundó”, continúa, “debido a la búsqueda de oro en la zona a mediados del siglo XIX y hoy se ha convertido en el pueblo de moda para artistas, pintores, escultores y músicos. Sus callecitas con casas estilo victoriano, pequeños antejardines llenos de coloridas plantas y árboles, le dan un encanto único y muy acogedor”.

María Loreto y Pía Leiva – Nueva Zelanda

Australia

Estas gemelas de 27 años emprendieron un viaje, que no solo derivó en cuatro años viviendo afuera –recién regresaron a Chile–, sino que también desde Nueva Zelanda crearon una marca de ropa sustentable, Munaysisters. “El nombre nace del significado de Munay, que es amor en quechua y para nosotras esta cultura refleja nuestras creencias como sudamericanas, logrando representar así nuestros orígenes. La idea de la marca nace de aquel valor que existe en Nueva Zelanda por el diseño nacional, porque es un país joven que valora la historia, la cultura y el sentido detrás de todo objeto hecho a mano”, explican.

Elisa Luco y Florencio Velasco, Sidney, Australia

Australia

“Teníamos en mente irnos a un lugar que tuviera agua e inglés”, recuerda, desde Puerto Varas, Elisa Luco, que con su marido, Florencio Velasco, y sus hijas Elisa, Amelia y Manuela se embarcaron en la aventura de vivir por dos años en Australia. “Una de las cosas que más nos gustó de esa isla es que el sol sale muy temprano en la mañana, y los colegios empiezan a las 9.15, por lo que las mañanas eran relajadas y tranquilas, llenas de luz con un empezar orgánico y ¡sin despertadores! Todos partíamos juntos, las niñitas caminando, Floro en bicicleta y yo en ferry. Comíamos temprano en el pub local o en nuestra casa, que tenía la mejor vista al Sydney Harbour Bridge”, recuerdan.

 

Leer articulo completo