17

nuevos articulos

martes, 11 abril 2017
Publicado por

Ikutaro Kakehashi y la máquina de hacer ritmos

Juan Pablo Abalo, profesor de la Facultad de Artes Liberales, UAI

La historia de la música es también la historia de sus instrumentos. Son estos los que hacen sonar, a su manera, las diferentes épocas y estéticas musicales. A Bartolomeo Cristofori le debemos la invención del piano, y con ello, el clímax al que llegó la música para este instrumento durante el siglo XIX (Liszt, Chopin). En el XX por su parte, la tecnología permitió una creación de instrumentos sin precedentes. Junto con la guitarra eléctrica, los sintetizadores son, qué duda cabe, una de sus más destacadas expresiones. Por lo mismo es que la reciente muerte del ingeniero mecánico japonés - que empezó como relojero - Ikaturo Kakehashi no puede pasar desapercibida. Se trata nada menos que del fundador de Roland Corporation y creador de importantes sintetizadores y, por sobre todo, de una de las primeras máquinas de ritmos programables que caracterizó la sonoridad del hip-hop, de la música electrónica de baile de Detroit y del pop de los 80, la inconfundible TR 808. Entre los casos más emblemáticos que dan cuenta del buen uso de esta máquina de ritmos están las canciones Sexual Healing de Marvin Gaye y Wanna Dance With Somebody de Whitney Houston. La balada tampoco quedó lejos del alcance de la TR 808 con Can’t Turn Back The Years de Phil Collins. Beastie Boys la incluyó en Paul Revere y New Order en Shellshock. Damon Albarn, Talkin Heads, Madonna y Rihana entre muchos otros también la han usado y se han declarado admiradores de este revolucionario artefacto rítmico que no solo encuentra en los músicos su fanaticada (la intención de Kakehashi era que la pudieran usar los aficionados). En 2015 se estrenó Planet Rock and Other Tales of the 808, un documental dedicado exclusivamente a este instrumento. En Spotify por su parte, encontramos listas dedicadas al instrumento: 808…Song made with the roland TR 808 es una de ellas.

[Foto:bbc.com]

Leer articulo completo