17

nuevos articulos

martes, 29 mayo 2018
Publicado por

El impacto económico de la boda real

Por: Bernardita Cruz

La boda de Meghan y Harry, además de reforzar el alma monárquica de los británicos, también dejó excelentes noticias en términos económicos.

Esta vez, aunque no se trate del segundo en la línea de sucesión al trono, sino del sexto, el carisma de Harry, unido a la figura de su difunta madre y al desplante de una novia americana, hacen creer que las arcas inglesas también recibirán buenos dividendos gracias a su boda real. Si bien los resultados concretos se conocerán en unos meses más, algunas firmas como Brand Finance, ya proyectan cifras cercanas a las obtenidas por los duques de Cambridge. Y no sería nada de raro, porque hoy en día, con una monarquía que goza de un 85 por ciento de aprobación, cualquier acontecimiento importante que los afecta se convierte rápidamente en éxito financiero. Por ejemplo, se cree que el reciente nacimiento del príncipe Louis, tercer hijo de William y Kate, traería ganancias estimadas en casi 70 millones de dólares, principalmente en conceptos de “souvenirs” y moda infantil.

“La boda de Harry y Meghan es la mejor publicidad gratuita que podemos desear como país y es un modo de recordarle a la gente que deberían venir al Reino Unido”, afirmó en CNN la directora de la Asociación de Viajes Británica.

Y claro, el turismo es la principal industria que se ve beneficiada con una boda real. A modo de ejemplo, para el de William y Kate llegaron 400 mil turistas provenientes de todo el mundo. Se estima que una cifra similar se registre con motivo del “sí” de Harry y Meghan, que dejaría la no despreciable suma 270 millones de dólares.
El sector hotelero londinense también obtiene ganancias sustanciales.

A pesar de que aún no se conocen cifras oficiales, las obtenidas por el matrimonio de William y Kate fueron sorprendentes, considerando el alza esperable en los pasajes aéreos y de trenes. La venta de tickets del Eurostar creció un 30 por ciento. Y por supuesto, el alquiler de habitaciones se disparó. Según la Asociación de Hospitalidad Británica, en abril de 2011 el precio promedio fue de 412 dólares la noche. Como efecto paralelo a la llegada de turistas, las cuentas alegres también las sacaron restaurantes y pubs que, por motivo de la boda real, extendieron sus horarios de atención. Otros sectores del comercio también se preparan para sacar cuentas positivas. Por ejemplo, tras el anuncio del compromiso de Meghan y Harry, varias tiendas lanzaron una réplica del anillo que regaló el príncipe, las que se agotaron en menos de 24 horas. Lo mismo ocurrió con los tazones que hizo la empresa de cerámica Emma Bridgewater en los que se lee “Harry y Meghan están comprometidos”, y las copias de algunas de las tenidas de Meghan.

Leer articulo completo