17

nuevos articulos

martes, 29 mayo 2018
Publicado por

Inevitables comparaciones

Por: Bernardita Cruz

Nuevos aires han llegado a la monarquía británica. Los primeros pasos los dio la madre del novio del momento, la princesa Diana que, con su cercanía y empatía, logró conquistar corazones en todas partes del mundo. Kate, la mujer de William también hizo lo suyo. Como plebeya, ha demostrado que el compromiso se tiene con o sin la tradicional sangre azul. A ella, además, se le sumaron los tres hijos que la pareja ha tenido hasta el momento: George, Charlotte y Louis, quienes han llenado de ternura portadas de miles de medios de comunicación.

Las comparaciones entonces son evidentes. Todo indica que Diana, Kate y Meghan tienen mucho en común. Todas han sido iconos de moda, han lidiado con la fama y también han sido blanco de las cámaras y flashes. Sin embargo, algunos dicen que esta última tendrá un impacto aún mayor y ya hay quienes ya hablan del factor “Chispa Markle”.
Cuando se dio a conocer el compromiso oficial de Harry y Meghan, el príncipe no dudó en comentar que su fallecida madre estaría muy feliz por la pareja e incluso, señaló que ambas tendrían una relación extremadamente estrecha. “Hubiese sido la mejor amiga de Meghan. Son días como este que echo de menos tenerla aquí. Estoy seguro de que ella está con nosotros…”, dijo el segundo de los hijos de Diana.

Lo cierto es que Meghan, con o sin quererlo, ha despertado en los británicos el recuerdo de la princesa de Gales, con su estilo y también acciones. Hace unas semanas, por ejemplo, trascendió en la prensa una actividad realizada por Markle y que fue catalogada como bastante inusual: en secreto había ido a ver a las víctimas del incendio de la Torre Grenfell ocurrido en junio de 2017, sin decirle nada a nadie, lo que hizo que el recuerdo de Diana estuviera aun más presente porque ella solía realizar actos así, como cuando con William visitó un refugio con el fin de mostrarle a su hijo, un futuro rey, cuál era la realidad, o sus luchas contra las minas terrestres o la discriminación a los enfermos de Sida.

Con su visita, Meghan demostró una vez más cómo puede usar el poder de su fama. Ella misma lo señaló en una revista: “Con la fama llega la oportunidad, pero también la responsabilidad de defender causas, compartir, concentrarse menos en zapatillas de cristal y más en romper los techos de cristal”.

Por su parte, Kate y Meghan tienen muchísimo en común. Ambas provienen que familias alejadas de la realeza, tienen carreras universitarias y muestran una gran afinidad a las causas benéficas. Además, las dos son mayores que sus respectivos maridos. Pero también son distintas en otros aspectos. Meghan tiene mayor relación con la gente e incluso aún saluda estrechando la mano y presentándose. Como si fuera poco, es fanática de las selfies. Kate, a pesar de ser muy cordial, es bastante más tradicional.

Leer articulo completo