17

nuevos articulos

viernes, 10 noviembre 2017
Publicado por

Joan Didion: la voz inquebrantable

Un nuevo documental de Netflix explora la vida y la obra de una de las escritoras icono de las últimas décadas. Con sus agudas observaciones y su frugal, inteligente y delicado estilo, la Didion ha retratado la cultura contemporánea de Estados Unidos y, en una inesperada curva en su destino, sus propias pérdidas y tristezas.

Por: Manuel Santelices / Fotos: Getty Images • Netflix

Para cuando Joan Didion publicó su famoso libro de ensayos “Slouching towards Bethlehem” en 1968, su delgada figura, su melena castaña oscura, sus ojos minúsculos y penetrantes, y su postura de elegante desenfado ya eran famosas en Los Angeles o, mejor dicho, en Hollywood, donde ella y su marido, el también escritor John Gregory Dunne, se habían instalado apenas cuatro años antes. Ese libro, sin embargo, la lanzó a un súper estrellato que traspasó la frontera literaria, convirtiéndola en un icono intelectual y de estilo para esa década y, en gran medida, para las que siguieron.

Nadie escribe como Joan Didion. Nadie puede decir tanto con tan poco, transmitiendo imágenes llenas de poesía sin olvidar jamás informar al lector de cada detalle, o al menos de cada detalle que merece y necesita ser mencionado. Su lucidez viene frecuentemente acompañada de lirismo y de una franqueza –algunos la llaman frialdad– que le ha permitido diseccionar literariamente los más cercanos, difíciles y dolorosos momentos de su propia vida, sin nunca mostrarse a sí misma como víctima. Aun así, sin proponérselo y probablemente sin merecerlo, Didion arrastra una imagen de tragedia y desencanto que llevó a Christopher Isherwood, otro genio literario en el Hollywood de esa época, a llamarla “Mrs. Misery”.

Un nuevo documental, “Joan Didion: The center will not hold”, dirigido por su sobrino, Griffin Dunne, y producido por su sobrina Anabelle Dunne, llegó la semana pasada a Netflix para revelar nuevos aspectos de la vida y la personalidad de la escritora. También ha reencendido el interés en ella, aunque, a los 82 años, este nunca ha realmente desaparecido.

¡Revisa el artículo completo en nuestra edición impresa!

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo