17

nuevos articulos

martes, 7 junio 2016
Publicado por

JOHNNY DEPP & AMBER HEARD, SU INFIERNO PRIVADO

La sorpresiva noticia de su divorcio permite dar un vistazo a una relación que desde un principio resultó frustrante y obsesiva. Ahora hay cerca de 500 millones de dólares en disputa y una acusación de violencia intrafamiliar.

Fotos: Getty Images

JOHNNY DEPP & AMBER HEARD

¡Qué año ha tenido Johnny Depp! Primero fue el “Yorkigate”, que llevó al actor a enfrentarse al ministro de Agricultura australiano, Barnaby Joyce, en una feroz disputa luego que el actor y Amber Heard, a estas alturas su ex mujer, ingresaran al país sin declarar a sus dos Yorkies, Pistol y Boo. Siguiendo la severa ley australiana de protección a la flora y la fauna, Pistol y Boo estuvieron a punto de ser sometidos a una eutanasia. Para salvarlos, Depp y la Heard grabaron un extraño video de disculpas que luego el gobierno australiano hizo viral. En él, la pareja muestra tanta naturalidad y entusiasmo como los rehenes de algún terrorista islámico.
Luego vino la muerte de la madre del actor, con la que era extremadamente cercano. Y, finalmente, a fines de la semana pasada, Johnny y Amber anunciaron que luego de apenas 15 meses de matrimonio, habían decidido separarse debido a “diferencias irreconciliables”.
Lo suyo no fue un matrimonio. Fue una pesadilla. Eso es al menos lo que se deduce después de revisar la prensa en Estados Unidos y Europa, y ver las declaraciones del propio actor a través de su vocero oficial. “Dada la brevedad de su matrimonio y la reciente y muy trágica muerte de su madre, Johnny no responderá a ninguna de las mentiras, rumores e informes falsos respecto a su vida personal. Esperemos que la disolución de este corto matrimonio se resuelva rápidamente”.
Su ex mujer, que fue la que presentó la demanda de divorcio, respondió pronto a través de su propio vocero: “Amber tuvo que hacer lo necesario para protegerse”. En un principio, esas palabras sonaron quizás un poco exageradas, pero adquirieron toda su dimensión el viernes pasado cuando, con un visible moretón en su mejilla, la actriz presentó en una corte de Los Angeles un recurso de protección por violencia doméstica en contra de Depp.

Sin contrato prenupcial

Según The New York Post, los problemas de la pareja comenzaron apenas tres meses después de contraer matrimonio. Johnny, de 52 años, y Amber, de 30, mantuvieron un corto pero apasionado romance antes de decidir unirse legalmente en febrero del año pasado. Una fuente citada por el periódico asegura que la actriz quedó de inmediato obnubilada por el universo glamoroso, lujoso y privilegiado que su nuevo marido le ofreció, y en ocasiones tuvo actitudes que el actor simplemente no tolera. La abierta bisexualidad de Amber tampoco cooperó para la creación de un matrimonio estable y feliz, y aunque en un principio Depp aceptó a regañadientes a las amigas gay de su mujer, al poco tiempo comenzó a obligarla a viajar con él cada vez que tenía que filmar una película o hacer una aparición personal.
Finalmente, aseguran algunas publicaciones, está el quizás frívolo pero siempre importante asunto del look. Johnny Depp ya no es el Johnny Depp que hizo suspirar a millones de admiradoras durante décadas. Su rostro se ve cansado, inflamado, envejecido, y su cuerpo en el último tiempo ha adquirido una forma que recuerda a la de un barril. Su vestuario negro y piratesco, tan atractivo en algún momento, ahora luce simplemente como el disfraz de un señor “middle age” que todavía sueña con ser el epítome del cool. Las comparaciones con Amber nunca fueron positivas para el actor. Ella tan bonita, joven y fresca. Él, maduro como una deliciosa fruta que quedó al sol demasiado rato.

La pareja –sorprendentemente– no tenía un contrato prenupcial firmado, por lo que la fortuna del actor podría estar en juego. Depp es uno de los actores más famosos, longevos y exitosos de la actualidad. Según Forbes, solo en 2010 ganó más de 100 millones de dólares. Las primeras cuatro películas de la saga “Piratas del Caribe” le valieron un salario de 450 millones de dólares, y aparte de eso posee una mansión de los años 20 en las colinas de Hollywood avaluada en al menos 6 millones de dólares, una isla en las Bahamas (donde la pareja celebró su matrimonio) y una enorme propiedad de 37 acres en la Costa Azul con un valor de 27 millones de dólares. El año pasado, además, el actor vendió su yate en 33 millones de dólares. Frustrado y molesto, Depp ha dejado ahora en claro que no planea pagar una pensión a su ex mujer. Es el triste fin de una buena historia.

Leer articulo completo