17

nuevos articulos

miércoles, 10 octubre 2018
Publicado por

José Ramón Valente: "Chile venía golpeado"

A seis meses de encabezar el Ministerio de Economía y de tener sobre sus hombros el peso de fomentar la inversión en Chile, José Ramón Valente hace un repaso de cómo ha sido este período, tanto en lo personal como también en lo profesional. “Los estados son como transatlánticos gigantes, que se mueven de a poco”, comenta sobre las expectativas que hay sobre su cartera.

Por: Bernardita Cruz / Fotos: Bárbara San Martín

Dice que la invitación a asumir la cartera de Economía venía con una instrucción muy clara del Presidente Sebastián Piñera y era que, una vez que se terminara su gobierno, los chilenos pudieran observar claramente una mejora en su calidad de vida y, para eso, el crecimiento económico sostenido en el tiempo jugaba un rol trascendental, sobre todo en la tarea de concretar una disminución de la pobreza y la desigualdad, como también en la generación de empleos de calidad.

Comenta que este encargo es sumamente interesante, aunque también confiesa que cuando miraba desde el sector privado el rol del público, era mucho más fácil decir “se debiera hacer tal cosa” pero, una vez dentro, se ha dado cuenta de que la frase correcta es “se podría hacer”. En ese sentido, sabe que la tarea encomendada no la puede concretar en términos inmediatos y reconoce que lo que le importa realmente es lograr un crecimiento que se prolongue en el tiempo. “Los estados son como transatlánticos gigantes, que se mueven de a poco, pero un pequeño cambio de rumbo hoy hace una gran diferencia en el punto de destino en unos años más”, señala.

–Existe la sensación de que mucha gente esperaba que con el arribo del Presidente Piñera a La Moneda, se verían cambios económicos más notorios durante los primeros meses.

–Es que ha sido así. Una ejemplo es que hoy día el país está creciendo a una tasa de un 4 por ciento. Eso significa mucha más actividad económica en diferentes sectores, más empleos de calidad y que los salarios van a empezar a crecer más rápido de lo que se veía antes. Chile venía golpeado, estaba creciendo muy por debajo de su potencial. Ahora es un país dinámico, aunque eso no significa que tenga todo, porque aún le queda mucho por avanzar. De hecho, cuando lo comparas con los países desarrollados, estamos a mitad de camino. La diferencia es que hoy lo miramos con más optimismo que en los años anteriores.

–Pero el factor desempleo pega fuerte… ¿Cómo se explica si se está creciendo a un 4 por ciento?

–El nivel de desempleo es una resultante de dos factores: la gente que busca empleo y, por otro lado, los que lo encuentran. Hoy hay mucho más gente encontrando trabajo, pero también hay más gente buscándolo. Por eso es que la tasa de desempleo no ha caído tan rápido como nos hubiera gustado. Pero lo relevante es que el promedio de empleos con contrato y seguridad social durante los últimos cuatro años era entre 19 mil y 20 mil al mes. Hoy estamos por los 70 mil. Esa es la diferencia que se va a notar en las cifras de desempleo de los próximos meses.

–Comentaba que reanimar la inversión era trascendental para obtener mejores cifras económicas. ¿Cómo ha sido ese comportamiento durante estos seis primeros meses de gobierno?

–Yo te decía que el Presidente nos encargó mejorar la calidad de vida de los chilenos y eso tiene una bajada económica muy clara. Cuando nosotros hacíamos el diagnóstico y nos preguntábamos qué hacer para que Chile volviera a crecer en forma sostenida en el tiempo, habían dos elementos muy cruciales que nos faltaban. El primero era que no teníamos una tasa de inversión creciendo. Al revés, durante los cuatro años anteriores había bajado en promedio un 1,8 por ciento anual, lo que es algo inédito. Y, por otro lado, la productividad también había caído en promedio un 1,2 por ciento. En esos dos elementos podíamos hacer una diferencia importante y creamos, en el Ministerio de Economía, una agencia de gestión de proyectos sustentables que llamamos GPS. Su tarea es reposicionar a Chile como un destino muy atractivo para las inversiones, tanto para extranjeros como también para los chilenos. Y, por el lado de la productividad, también generamos una oficina para esa área y de emprendimiento nacional llamada Open y que busca abrir las puertas de la economía. Creemos que estas dos instituciones, que por decreto una existe hace un mes y la otra hace tres meses, harán la diferencia. Incluso en su informe, el Fondo Monetario Internacional las acaba de destacar como dos avances importantes para elevar el crecimiento a largo plazo de Chile.

–¿Cuáles son sus proyecciones?

–Mi meta uno es que cuando salga de esta tarea, mire hacia atrás y diga cumplí con lo que me pidió el Presidente Piñera, que es mejorarle la calidad de vida a los chilenos. Así me lo planteo cada día cuando me levanto en la mañana.

“SE ES MINISTRO TODO EL TIEMPO”

Hace más de 30 años que está casado con Verónica Stein, con quien tiene seis hijos y una nieta. Confiesa que aceptar su nuevo cargo fue una decisión que conversaron largamente. “Obviamente que uno pasa menos tiempo con la familia cuando se toma este tipo de responsabilidades, pero he sentido mucho apoyo. Además, varios son grandes, con ellos también lo conversamos y sienten que es una decisión bien tomada. Valoran el haber tenido la opción de volcar al servicio público toda la experiencia ganada durante 30 años en el sector privado”, explica.

–En términos más personales, anímicos, ¿cómo ha lidiado con el estrés que implica estar a cargo de un ministerio tan importante?

–(...)

¡Lee la entrevista completa en nuestra edición impresa!

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo