17

nuevos articulos

martes, 4 julio 2017
Publicado por

Josefina Cisternas: "sé muy bien lo que quiero"

A los 15 comenzó a triunfar en el mundo del modelaje que la llevó a vivir en diferentes partes del mundo. Hoy, además está trabajando en un single y acaba de actuar en la última película de Nicolás López. Aquí esta modelo habla de sus inicios y su relación con la música, la actuación e, incluso, el diseño de vestuario.

Por: Bernardita Cruz / Fotos: Bárbara San Martín

Debe ser una de las mujeres más lindas de Chile. Eso es lo que opinan quienes la conocen y razones hay de sobra para que lo piensen. Sus rasgos son perfectos, además de su figura acompañada de una altura digna de una modelo de primera categoría.

Hace tres años que está en Chile, porque si bien nació acá, a los seis se trasladó junto a su familia a Miami. Eso hasta que a los 14, su vida comenzó a andar por los caminos que ella se había fijado.
Todo comenzó con unas fotos, que mandó a Elite Chile. No tuvo respuesta. Un año y medio después, recibió la invitación a participar del famoso concurso de esta agencia de modelos. El problema es que sus padres jamás supieron de esas imágenes que Josefina mandó. “Fue a escondidas (se ríe). Después supieron cuando nos llegó el ofrecimiento de participar en el concurso. Mis papás se enojaron harto al principio, pero como sabían que yo sí quería hacerlo de verdad, me apoyaron. Les dije de las ganas que tenía de participar, que sería entretenido y me dijeron que sí. Yo siempre, desde muy chica, he sabido lo que quiero hacer y eso no ha cambiado. Sé muy bien lo que quiero, mis metas, mis objetivos, lo que quiero lograr. El no saber no es parte de mi esencia. Me propongo las cosas”, confiesa.

–¿Y desde que eras una niña supiste que el modelaje era lo tuyo? ¿Sabías que tenías las aptitudes y cualidades para ser modelo?
–Nunca lo dudé. No lo pensé mucho. Tampoco si era lo suficientemente linda o alta. Fue más creer en mí y yo creo que eso fue lo que me llevó a ganar el Elite Chile y que me fuera bien en el internacional.

–En ese entonces, vivías en Miami. ¿Sabían tus compañeros de curso y tus amigos de allá, cuáles eran tus intenciones?
–Nada especial. Les conté que me venía a Chile a un concurso y también me apoyaron harto.

–¿Alguna vez la belleza te hizo sentir distinta a tus amigas o compañeras?
–Siempre me sentí normal. Solo que desde chica me gustaba mucho el modelaje.

–Tu mamá fue candidata a Miss Chile en los ’90, ¿vienen de ahí tus ganas de modelar?
–Puede ser, aunque supe lo de mi mamá cuando ya era más grande. Nunca lo contó antes.

–¿Cómo fue para tus papás el que tuvieras que vivir en otros países por el modelaje? ¿Cuáles eran sus principales aprensiones?
–Que si era muy chica, que qué iba a pasar con los estudios, que me quedara sola en alguna parte, que se me abriera un mundo lleno de cosas…

–¿Más peligroso? Porque siempre se ha dicho que el mundo del modelaje también tiene su lado más oscuro con drogas, anorexia…
–Son miedos de los papás porque sus hijas son chicas y pueden ser influenciadas. Pero más o menos lo mismo pasa en cualquier profesión. Siempre eso está. Pero está en uno decir si vas a seguir por ese camino o no.

–¿Lo viste?
–Yo no lo vi. Si tú no lo quieres ver, no lo ves.

–Después del concurso Elite, empezaste tu carrera internacional… ¿quién te acompañaba?
–Mi mamá. También una tía me acompañó un tiempo. Primero me fui a Europa un año, a todas las capitales de la moda de allá. Después volví a Estados Unidos y me fui a Nueva York varios meses. Entremedio volví a Europa por trabajos. Después de eso me fui a Brasil porque me llamaron para la semana de la moda en Sao Paulo y en Río de Janeiro. Ahí conocí a una ex pareja y me terminé quedando allá cuatro ños. Y hace tres años que vivo en Chile.

–¿Te ha costado acostumbrarte a la sociedad chilena? Porque antes solo venías de vacaciones.
–No. La cultura de Chile me encanta porque me identifico mucho. De hecho, me considero mucho más chilena que gringa y eso es raro porque viví muchos años allá. Obviamente, hay cosas que me encantan y otras que no me gustan nada. Me gusta la gente, encuentro que es un país muy lindo, las personas son acogedoras, aquí tengo a mi familia, mis amigos. Lo que no me gusta es lo burbuja que es, y esa mala costumbre de la gente de hablar mucho, la copucha y ser demasiado cuadrados en la forma de pensar.

MÁS ALLÁ DE LA MODA

Así como Josefina creció con el modelaje como parte de ella, también lo hizo junto a la música. Cuenta que las melodías han estado presentes desde que tiene memoria y eso se debe, en gran parte, a que su mamá es músico. A los 13 años fue su primera incursión en la composición, aunque reconoce que terminaba tirando las canciones a la basura.

Hoy, nuevamente las letras la tienen inspiradísima y también la composición de melodías. Esta vez, quiere lanzar un single que ya está trabajando con un productor. Se trata de una canción para la película “No estoy loca”, de Nicolás López, en la que actúa.

–¿Cómo defines tu estilo de música?
–No tengo. Es que a mí, personalmente, me gustan tantos estilos de música.

–La actuación también está formando parte de tu lado más artístico. ¿Cómo nació la idea de actuar en “No estoy loca”?
–Me llamaron a un casting, después hice otro y quedé. Antes había hecho un taller de actuación en Mega, pero nada más.

–¿Quién es tu personaje?
–Se llama Lorenza y en la película está internada en un manicomio. Y cuando llega el personaje de la Paz Bascuñán, la acoge y la ayuda a entender que todos tenemos momentos de locura.

–¿Con qué te sientes más cómoda? ¿El modelaje, la actuación o la música?
–Con todo. No me proyecto en nada en especial. Además, me gusta el diseño e, incluso, tengo una marca que es Bordeaux. Ahí tengo ropa más elegante, clásica, simple y no tan costosa, porque en Chile eso sí que cuesta encontrar.

Síguenos en redes sociales a través de Twitter, Facebook e Instagram // @revistacosas 

Leer articulo completo