17

nuevos articulos

viernes, 1 diciembre 2017
Publicado por

Julia Roberts: La fuerza de su sonrisa

Una de las actrices más célebres de las décadas del 90 y el 2000, Julia ha encontrado finalmente el equilibrio profesional y personal en la plenitud de sus 50 años. En su nueva película, “Wonder”, interpreta a la madre de un niño que enfrenta bullying.

Por: Yenny Nun / Fotos: Getty Images

Julia Roberts cumplió 50 años el pasado 28 de octubre y ha dicho que está cansada de que le pregunten al respecto. Los 50 le parecen solo un número, ni más ni menos importante que los 49 o los 51. Para quienes han seguido sus más de tres décadas de carrera, sin embargo, parece difícil creer que “la novia de América”, como fue conocida durante la década de los 90 y los 2000 gracias a sus roles en comedias como “Notting Hill”, “La boda de mi mejor amigo” y, especialmente, “Pretty Woman”, se haya convertido de pronto en una mujer madura. Su encantadora sonrisa y su carácter alegre y amistoso siguen igual, y le han permitido continuar en el cine sin problemas, combinando todo tipo de filmes. El más reciente es “Wonder”, basado en la novela del mismo nombre de R.J. Palacio (Raquel Jaramillo), que cuenta la historia de un niño con una extraña deformidad que sufre bullying e incomprensión en el colegio, y el esfuerzo de sus padres (Julia y Owen Wilson en la película) para entregarle seguridad en sí mismo y ayudarlo a adaptarse a la situación.

La actriz nació en Atlanta en 1967, hija de un vendedor de aspiradoras y una secretaria y agente de propiedades que, además, fueron actores. Después de abandonar su intención de convertirse en veterinario, Julia se mudó a Nueva York junto a su hermana Lisa para estudiar actuación. Su primer rol importante fue en “Mystic Pizza” en 1988, pero su salto al estrellato fue en “Steel Magnolias” al año siguiente, en un rol que Meg Ryan abandonó para rodar “Cuando Harry conoció Sally” y que le valió a Julia su primera nominación al Oscar como mejor actriz secundaria. En 1990 vino la cúspide de la fama con “Pretty Woman”, que se convirtió en un inesperado éxito de taquilla y que la llevó a ser nominada nuevamente al Oscar, ahora como mejor actriz.

El impacto de la celebridad en su vida no fue fácil de llevar en un principio. Después de intensos romances con Liam Neeson, Dylan McDermott, Kiefer Sutherland, Daniel Day-Lewis, Matthew Perry, Jason Patric y Lyle Lovett, con el que estuvo casada dos años, la estrella comenzó un romance de largo plazo con Benjamin Bratt, y finalmente se casó con el camarógrafo Danny Moder, con el que tiene tres hijos, los mellizos Hazel y Phinnaeus, nacidos en 2004, y Henry, nacido en 2007.

En 2000, Julia tuvo el mejor año de su carrera al obtener el Globo de Oro, el London Film Critics Circle Award, un BAFTA, un SAG Award y el Oscar a la mejor actriz por su rol protagónico en “Erin Brokovich”.

Respecto a “Wonder”, la actriz nos contó en Los Angeles poco antes del estreno que el libro la había impactado profundamente.

“Este libro me emocionó mucho. Lo leí, lo llevé a mi casa, y volví a leerlo con mi familia”, nos dijo. “Hay algo realmente mágico respecto a los libros. No puedo imaginar cómo será ser escritor, sentarse frente a un trozo de papel blanco y crear un universo completo. Mi universo comienza con cientos de trozos de papel ya escritos, así que es algo que admiro profundamente”.

–¿Qué consejo le das a tus niños en lo que refiere al bullying?

–Una de las cosas que amo acerca de la forma en R.J. escribió esta novela, y que tratamos de trasladar a la película, es que no se trata de dar consejos ni lecciones. Se trata de liderar con el ejemplo, mostrar a una madre hablar con su hijo sobre lo que siente por él. No se trata solo de espantar a los tipos malos que puedan andar por ahí, sino de encontrar algo sobre lo que puedes tener control. Ese es tu súper poder.

–¿Qué recuerdos tienes de tu propia niñez? ¿Cómo te entregaron autoestima tus padres y cómo se las entregas tú a tus hijos?

–Aprecio que veas mi niñez como un momento idílico en el que tuve dulces y profundas conversaciones con mis padres respecto a lo especial que soy (se ríe), y como ahora paso esa experiencia a mis hijos. Pero creo que cuando estaba creciendo todo era diferente. No teníamos estas profundas conversaciones sobre sentimientos y emociones de la forma en que existen ahora, que llegan al punto del agotamiento.

–Y no había redes sociales...

–No había redes sociales. Creo que probablemente hablaba más con mi hermana mayor sobre problemas en el colegio y cosas así, mientras, supongo, mi mamá cocinaba. No teníamos un momento especial para sentarnos y conversar. Mi mamá tenía un trabajo full time, una casa llena y mucha gente de la que hacerse cargo. Es muy diferente. Mi familia y yo tenemos el lujo de celebrar cenas en familia donde muchas cosas salen al aire, positivas y negativas, de lo que vivimos durante el día, pero hasta el momento no hemos enfrentado ninguna circunstancia que nos lleve a decir ‘ven para acá, que mamá y papá necesitan hablar contigo’. Creo que lo importante es dejar que tus niños puedan hablarte de lo que sea sin juzgarlos o sin provocar esa rápida repuesta de ‘voy a llamar al director del colegio’.

–¿Has sido víctima de bullying alguna vez?

–Sí. Creo que no hay ningún niño que no haya sido molestado de alguna manera.

–¿Recuerdas por qué te molestaban?

–Sí, pero no voy a compartirlo (se ríe).

–Para mí, Trump es el máximo bully, especialmente cuando dice que el cambio climático no existe. ¿Todavía estás involucrada en la protección del planeta?

–Creo que todos debemos estar involucrados en la protección del planeta, porque este es el lugar donde vivimos. Siendo una familia de 5, tratamos de reducir la cantidad de basura que podemos crear en un día, una semana o un mes de todas las maneras posibles. Usamos contenedores reusables para el almuerzo de los niños en el colegio y cosas así.

–¿Crees que Trump entenderá alguna vez lo que sucede en el planeta?

–No creo que quiera o pueda hablar por él.

¡Revisa la entrevista completa en nuestra edición impresa!

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo