17

nuevos articulos

martes, 7 marzo 2017
Publicado por

La cura del sueño

Patricia Lecaros

Aparece marzo y, con eso, la rutina completa del año. La agenda se llena de planificaciones y el descanso pasa a ser historia. Antes que su cuerpo colapse este 2017, lo invitaré a revisar algunos datos importantes sobre el impacto en la salud física y mental de la falta de sueño. "Matarse trabajando" ya no puede tomarse a la ligera. “Morir por exceso de trabajo” tiene ya un nombre en japonés (karoshi), en chino (guolaosi) y koreano (gwarosa). La invasión de la tecnología en nuestras vidas tampoco ha ayudado. Hoy es común que niños, jóvenes y adultos se queden conectados hasta tarde en sus teléfonos, el computador o mirando la TV, sacrificando las horas de sueño recomendadas por los especialistas (al menos 7 en el caso de los adultos) para lograr un buen descanso. Es un hecho: Las implicancias del mundo actual — el imperante ritmo de vida 24/7— han llevado a las personas a dormir menos. Esto, sin que se tenga conciencia del riesgo que esta decisión puede implicar para la salud. ¿Qué ocurre durante el sueño? No solo hay un descanso físico. También hay uno a nivel mental.

Durante el sueño se produce la consolidación de los aprendizajes y una "limpieza" neuroquímica. Nuestro organismo realiza una especie de "mantención" a nuestro cerebro. Así, la falta de sueño está asociada a múltiples enfermedades, desde diabetes y obesidad. En casos más severos, a depresión y a suicidio.

De esto investigó la escritora y columnista estadounidense Arianna Huffington en su libro "The sleep revolution". Al admitir que la causa de un accidente en su casa se había debido a la privación de sueño tras muchas horas de trabajo, se embarcó en hacer conciencia sobre la importancia del descanso. En su publicación, la fundadora de la web The Huffington Post habla del “efecto sueño”: cómo nos lleva a mejorar la salud, las relaciones e incluso a aumentar la productividad laboral.

Porque no es lo mismo "estar" que "estar atento". La capacidad de tomar buenas decisiones mejora a medida que el cuerpo retoma una rutina saludable después de un periodo de estrés. Habría que agregar que en su libro Arianna Huffington cita un estudio reciente realizado por investigadores del Duke Medical Center que concluyó que las mujeres necesitan más horas para dormir que los hombres, ya que experimentan más cansancio físico y mental.

La invitación es a corregir el hábito de normalizar la falta de descanso. El sentirse sobrepasado y no tomar una medida al respecto puede llegar a ser perjudicial. Si queremos mantener buenas relaciones con los demás, trabajar óptimamente y tener una vida plena necesitamos ser igual de estrictos con nuestro descanso. Una primera medida podría ser la de apagar aparatos tecnológicos al anochecer y, por ejemplo, darse un momento para contemplar el cielo antes de dormir, con toda tranquilidad. Después de algunos días practicando este hábito estoy segura que notará efectos positivos.

Leer articulo completo