17

nuevos articulos

Jueves, 10 Agosto 2017
Publicado por

LOS AMORES Y DESAMORES DE LA PRINCESA: Corazón inquieto

Por: Francisca Olivares / Fotos: Getty Images • Archivo "Cosas" • HBO • Kensington Palace

EI amor siempre le fue esquivo a Lady Di, una especie de karma que la acompañó durante su vida. Por más que tratara de encontrarlo desde las más diversas perspectivas, se le iba de las manos y de su zona de control. Su fatalidad comenzó desde que el príncipe Carlos llegó a su casa en Althorp para ver a su hermana, lady Sarah Spencer, acompañado de un perro labrador. Fue ahí cuando el heredero aI trono de Inglaterra, considerado un soltero codiciado, se fijó en Diana por primera vez. AI poco tiempo, el 29 de julio de 1981, con 20 años recién cumplidos, Diana ingresó a la Catedral de Saint Paul paracasarse con él (de 33), vestida con un vaporoso diseño de Elizabeth y David Emanuel. 

Sin duda fue la boda del siglo XX, siendo televisada a más de 750 millones de personas vía satélite en todas partes del mundo. Fueron pocos los que no la vieron llegar en el carruaje real, para luego tomar el brazo de su padre, el VIII conde de Spencer, y acercarse al altar con un velo eterno. De lo que nadie se percató es que con su mirada cabizbaja, tímida y, hasta ese entonces, inocente, solo buscaba a una persona entre los invitados: Camilla Parker Bowles, la amante de Carlos, a la que había conocido antes y de la que sentía profundas sospechas. Dirigió su mirada hacia la izquierda, y ahí estaba la que muy pronto sería su rival, en un traje gris claro y sombrero tipo "pillbox".

Leer articulo completo