17

nuevos articulos

jueves, 25 octubre 2018
Publicado por

Política Internacional: Los guapos del poder

Hicimos una selección de aquellos líderes que no solo destacan por su influencia global y energía política, sino también por su carisma, atractivo físico y su obvio sex appeal.

Por: Francisca Olivares / Fotos: Getty Images

Justin Trudeau

El ultra popular primer ministro de Canadá tiene 46 años, mide 1.88 metros y no solo es uno de los hombres más guapos de la política internacional, sino uno de los máximos líderes positivos del mundo. Su encanto, espontaneidad y carisma son indiscutidos, y desde que fue electo, en octubre de 2015, todo lo que dice o hace parece siempre “naturalmente” correcto. Una de sus primeras decisiones fue formar un gabinete totalmente equitativo entre hombres y mujeres, y cada vez que tiene una reunión de Estado, las miradas femeninas van directo hacia él, en especial a sus ojos, a lo que él responde a menudo con una empática sonrisa.

Son pocos los que resisten a las ideas y argumentos de Trudeau, aunque no compartan su tendencia o partido, el Liberal. Quizás eso está dado por su inteligencia, pero también por el gran ejemplo que recibió de su padre, Pierre Elliott Trudeau, quien fue uno de los más importantes primeros ministros de Canadá. De hecho, frecuentemente se atribuye a sus quince años de gobierno el haber encaminado al país a un desarrollo que ha llevado a que Canadá sea considerado uno de los mejores lugares del mundo en cuanto a calidad de vida. Justin, su primogénito, estudió en las universidades de McGill y British Columbia y viajó por el mundo haciendo clases de matemáticas y francés. Al regresar decidió volcarse a la política. Uno de los momentos clave de su carrera fue el funeral de su padre, en septiembre de 2000, donde los asistentes se dieron cuenta de que tenía un tremendo potencial como líder político.
Justin Trudeau es católico y cree firmemente en la separación entre Iglesia y Estado; de hecho, es partidario del aborto y está por el derecho a decidir de las mujeres. También es promotor del matrimonio entre personas del mismo sexo y de la legalización de la marihuana con fines recreativos, algo que ocurrió el pasado 17 de octubre. Casado desde 2005 con la presentadora de televisión Sophie Grégoire –a quien conoce desde la infancia–, tienen tres hijos, Xavier, Hadrien y Ella-Grace.

Emmanuel Macron

Cuando Francia resultó ganador del Mundial de Rusia 2018, además de las imágenes de los jugadores de la selección francesa, una de Emmanuel Macron (40) en el Estadio Luzhniki de Moscú se convirtió en una revelación en las redes sociales. Impecablemente vestido con una camisa blanca entallada, corbata azul oscuro y un leve pitillo en los pantalones, Macron dio un salto memorable levantando sus brazos como un adolescente eufórico y triunfal. El momento –espontáneo, o quizás planeado por alguno de sus asesores comunicacionales– fue capturado y viralizado, consiguiendo miles de comentarios que se enfocaron, más que nada, en la virilidad, sex appeal y energía del joven Presidente Francés.

Macron –de centroderecha liberal y a quien desde la oposición se le critica por sus supuestos arranques de niño malcriado– llegó al gobierno en mayo de 2017 como líder del partido “La Republique en marche” (más conocido como “¡En marche!), con una Francia esperanzada en una reactivación tras el gobierno del socialista François Hollande, del que había sido ministro. Desde su llegada al Elíseo, el Presidente ha tratado de potenciar las industrias locales, entre ellas por supuesto la de la moda, que es parte del alma de Francia.
Su historia de amor con Brigitte Macron (65), que fuera su profesora y con quien se casó en 2007, sigue siendo fundamental en su biografía y su rutina. Es imposible imaginarlos separados, aparecen siempre de la mano, delgados y atractivos, como dos perfectos exponentes de Francia para el mundo.

Barack Obama

Desde que Donald Trump asumió como Presidente de Estados Unidos el 20 de enero de 2017, Barack Obama dio un elegante paso al costado, entregando así toda la visibilidad al nuevo inquilino de la Casa Blanca. Sin embargo, a casi dos años de ese momento, con su misma delgada y espigada figura pero con la cabeza bastante más cana, el ex mandatario, hoy de 57 años, ha tomado nuevamente un rol protagónico, en parte porque se aproximan las elecciones legislativas en noviembre y él continúa siendo la mejor carta del partido Demócrata para apoyar a los candidatos de su sector, y en parte para defender su legado, el mismo que Trump ha tratado de desmantelar. Este fue un regreso esperado por muchos que tuvo una emotiva antesala a principios de septiembre, en la Catedral de Washington, durante el funeral del senador John McCain, que personalmente decididío antes de morir que Obama sería uno de los oradores en la ceremonia y que el actual Presidente no estaría invitado. Un golpe duro para Trump, sin duda. En las últimas semanas, el ex presidente ha estado ocupado en sus tareas de campaña, sin abandonar ni por un momento, su rol de padre cariñoso y marido enamorado. Su relación con Michelle Obama es motivo de enorme admiración. La ex primera dama presentará en noviembre su libro autobiográfico, el que ha estado promocionando en las últimas semanas con una venta de tickets en Estados Unidos similar a las que conseguiría una estrella como Katy Perry o Beyoncé.

Sheik Hamdan bin Mohammed bin Rashid al Maktoum

Tras la muerte de su hermano mayor en 2015, el príncipe Hamdan pasó a ser príncipe heredero de Dubái, convirtiéndose así en el sucesor de su padre, el sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum, quien además es primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos. Hamdan, conocido por el nombre de Fazza, es uno de los once hijos del sheikh Mohammed con su primera esposa, la sheikha Hind bint Maktoum bin Juma’a. Tiene 32 años y al igual que su padre es un amante de la poesía árabe, tanto que también escribe. En Internet se pueden encontrar algunos de sus poemas musicalizados. Además, el príncipe sigue correctamente los pasos de su padre, considerado el responsable de que Dubái se haya transformado en uno de los lugares más cosmopolitas del mundo árabe, con construcciones tan emblemáticas como el edificio Burj Khalifa (el más alto del mundo) y las Palm Islands, que están en pleno proceso para convertirse en un foco del turismo de lujo.

En su papel de heredero se ha mostrado muy disciplinado y preocupado por el futuro del emirato. Está vinculado a causas de filantropía y al impulso los emprendimientos locales, así como también es parte de la delegación de la expo Dubái 2020. Frecuentemente acompaña a su padre en distintas actividades, desde las más oficiales –donde aparece vestido con túnicas de un blanco impecable junto a fantásticos turbantes– a otras que le exigen un look perfecto, como las carreras de Ascot o un día de caza en Yorkshire.

Su forma de ser es producto de la formación militar que recibió en Inglaterra, específicamente en la Academia Sandhurst. Realizó sus estudios superiores en la prestigiosa London School of Economics y en la Dubai School of Government, por lo que está muy bien preparado para liderar el emirato.
Entre sus pasiones están los caballos, la pesca, el buceo, los autos, los viajes y la fotografía. También disfruta su cuenta de Instagram –@faz3, con casi 7 millones de seguidores–, donde revela su vida cotidiana de panoramas familiares, mascotas exóticas, y videos más profesionales realizados con drones o la última tecnología.

Mark Rutte

Si hay un perfecto caballero para el siglo XXI es el Primer Ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, del Partido Popular por la Libertad y la Democracia. A los 51 años, no solo se viste siguiendo la misma línea moderna de sus pares en Canadá o Francia, sino que también tiene actitudes que lo hacen ser mucho más que un holandés de cara bonita que anda en bicicleta. Un ejemplo de su carisma y buenos modales ocurrió en junio pasado, cuando caminaba con un café latte en su mano por el vestíbulo del Parlamento y justo antes de pasar por una barrera de seguridad derramó la bebida. De manera inmediata se acercó a una de las encargadas de la limpieza, le pidió un trapero prestado, y él mismo limpió, sin ningún interés en que alguien lo ayudara. De su vida sentimental no se sabe nada. Tal cual. Es un “feliz soltero” –así lo ha dicho cada vez que se le pregunta– y es muy apegado a su madre, tanto que viven juntos. Se dice que al trabajo lleva todos los días en “tupperware” la comida que ella le prepara .
Parece tener una estupenda relación con los reyes Guillermo y Máxima de Holanda. Políticamente, uno de sus grandes desafíos es contener a la ultra derecha holandesa, lo que le ha traído sus costos. Una reciente encuesta revela que un 21 por ciento del electorado estaría a favor de un “Nexit”, y que que el 54 por ciento no tiene fe en su gobierno en general. Las principales críticas se relacionan a escándalos de corrupción y los recortes de impuestos, con algunos señalando que solo favorecen a los más ricos del país.

Pedro Sánchez

L a prensa vinculada a la derecha española ha cuestionado al Presidente de España, el líder socialista Pedro Sánchez, por las acusaciones de plagio de su tesis dadas a conocer a mediados de septiembre por el diario ABC. Sin embargo, eso no ha afectado sus planes, y a fines de septiembre, durante la Asamblea General de Naciones Unidas, anunció que no pensaba convocar a elecciones y que seguiría como Presidente hasta el año 2020. Sus palabras siempre vienen acompañadas de su aspecto de estrella de cine, con trajes perfectos que potencian su figura, lo que ha hecho que muchos se refieran a él, especialmente al comienzo de su carrera, como “Mr. PSOE”, “Mr. Guapo” o “Mr. España”. Sánchez es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense y doctor en Economía y Empresa de la Universidad Camilo José Cela. Está casado con Begoña Gómez, con quien tiene dos hijas, Ainhoa (9) y Carlota (7). Sus desafíos políticos no son menores, sobre todo por la situación política que España ha vivido desde la crisis económica de 2008. La destitución de Mariano Rajoy por una moción de censura presentada por los socialistas (liderados por Sánchez), debido a los casos de corrupción del PP, ha sido su gran logro. Mal que mal, eso fue lo que lo llevó a presidencia, donde llegó en octubre de 2018 sin mediar elecciones, sino “investido de la confianza de la Cámara”. //@revistacosas

 

Leer articulo completo