17

nuevos articulos

viernes, 8 junio 2018
Publicado por

Los Spencer: Nobleza, escándalo y sex appeal

El hermano de la desaparecida princesa Diana y su familia se han convertido en la nueva obsesión de la prensa británica. En el centro de este huracán de atención se encuentran lady Kitty Spencer y su hermano, Louis Spencer, heredero del vizconde Althorp, considerados los dos solteros más apetecidos del reino.

Por: Manuel Santelices / Fotos: Getty Images • Instagram

Gran Bretaña no tuvo que esperar mucho tiempo antes de encontrar al nuevo soltero más apetecido del reino, ahora que el príncipe Harry se encuentra felizmente casado. Lo encontró en el mismo matrimonio, cuando el alto y atractivo Louis Spencer, heredero del vizconde de Althorp y sobrino de la desaparecida princesa Diana, hizo su entrada a la capilla de St. George en Windsor acompañado de su madre, la ex modelo Victoria Lockwood Aitken, y sus dos hermanas mayores, lady Eliza y lady Kitty Spencer. El grupo arrancó de inmediato miradas, porque hay pocos que reúnan tanta nobleza, tanta historia y sex appeal como los Spencer. Para los ingleses, y ahora para buena parte del mundo, son irresistibles.

Louis, Eliza, Kitty y su hermana Amelia son hijos de Victoria y Charles Spencer, hermano de Diana y actual vizconde de Althorp. Los cuatro crecieron en Sudáfrica, pero pasaron largas temporadas en la espléndida propiedad de los Althorp en Northamptonshire, un palacete que ha pertenecido a la familia desde hace más de 500 años y que pasó a manos de Charles, el noveno vizconde, en 1992. Primero en la línea de sucesión, por ser el mayor de sus hijos hombres, está Louis.

Decir que la familia ha tenido períodos disfuncionales es quedarse corto. El divorcio de Charles y Victoria en 1997, después de ocho turbulentos años de matrimonio, se convirtió en uno de los escándalos más recordados de la aristocracia británica. En el juicio, Victoria lo acusó de ser un “adúltero en serie”, de haber tenido al menos 12 amantes en un período de cinco meses y haberle sido infiel con otra durante el tiempo que ella pasó en una clínica de rehabilitación por problemas de anorexia y alcoholismo.

Incluso antes de firmar los papeles que finiquitaron la ruptura, Charles, que muy noble será pero no tiene gran atractivo físico, se lanzó a una serie de romances que ocupó páginas y páginas en las columnas sociales de la época.
En 2001 volvió a casarse, esta vez con Caroline Freud, ex mujer del zar de las relaciones públicas británicas Matthew Freud. La pareja tuvo dos hijos, Edmund Charles y lady Sarah Spencer. El matrimonio terminó abruptamente apenas cuatro meses de haber nacido la niña, cuando Charles comenzó un affaire con una reportera estadounidense, Coleen Sullivan, que había sido enviada por su periódico a entrevistarlo.

El divorcio, una vez más, estuvo cubierto de escándalos y recriminaciones. Lady Kitty, que acompañó a su padre varias ocasiones a la corte, llamó a su madrastra “una mujer horrible”, y agregó que se sentía feliz con la decisión del divorcio.

Caroline recibió 1.3 millones de libras luego de la ruptura, una fracción mínima de la fortuna de Charles, estimada en 130 millones de libras.

Por su parte Coleen, la reportera, renunció a su trabajo, su vida en Norteamérica y a su novio por el vizconde, pero Charles –¡oh, no, Charles!– la abandonó un año después por una banquera londinense, Jane Yarrow, aunque esa relación también duró poco.

En 2010, el vizconde volvió a comprometerse, esta vez con lady Bianca Eliot, a la que dejó doce meses después por Karen Gordon, una canadiense divorciada, multimillonaria, empresaria y filántropa que se convirtió en su tercera mujer y, hace unos días, en su compañera durante el matrimonio del príncipe Harry y Meghan Markle.

¡Lee el artículo completo en nuestra edición impresa!

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

 

Leer articulo completo