17

nuevos articulos

viernes, 23 marzo 2018
Publicado por

Millaray Viera: "Esta pedida de matrimonio me dejó en shock"

La panelista de TVN e hija de Gervasio cuenta cómo fue el momento en que Marcelo Díaz le pidió que se casaran, en una escena de gran romanticismo, pero también ahonda en el traumático episodio vivido en México al ser secuestrada junto a su ex marido.

Por: Bernardita Cruz

Sobre la mesa hay un dibujo. Es un retrato que sigue puliendo una niña. Se llama Julieta y es la hija mayor de Millaray Viera, una de las hijas del fallecido cantante Gervasio y, además, hoy panelista del matinal “Muy buenos días”, de TVN, un trabajo que la tiene muy contenta, como confiesa, en el que espera aprender y hacer carrera. Se ríe diciendo que el alza en el rating que ha tenido su programa es gracias a ella… “¡Obvio que no!”, aclara rápidamente.

“¿Cuántos años tienes?”, le pregunto a la niña y me dice que 9, pero que cumplirá 10 el próximo 4 de octubre… “el mismo día que Violeta Parra”, agrega inmediatamente. “Me salió bien musical”, dice la madre mientras la mira con ternura. “Toca piano, canta maravilloso y toca el ukelele como los dioses”, comenta.

Julieta es la segunda hija de la familia que componen Millaray con Marcelo Díaz, ex embajador de Chile en Argentina, ex ministro secretario general de Gobierno de la última administración de Michelle Bachelet y, ahora, diputado por segunda vez en su carrera política. Él ya tiene una hija de 18 años; luego está Julieta, a quien Millaray tuvo con su ex marido el vocalista de Los Búnker, Álvaro López, y finalmente, está Celeste, una niña de 10 meses, fruto de la relación amorosa que los unió hace ya seis años y que este 2018 tomará el carácter formal.

Millaray cuenta que la pedida de matrimonio fue para ella una sorpresa total. Comenta que más de alguna vez lo habían planteado como una posibilidad, aunque tenía más que ver con realizar una fiesta para festejar con la familia y amigos. “Nunca fue realmente un tema”, reconoce.

El romance comenzó en 2012, aunque ya se habían conocido mucho antes. Fue en 2005, cuando Millaray tenía tan solo 17 años y él, 33. Cuenta que para Marcelo era un simple fantasma debido a que, entre otras cosas, era una menor de edad. “Pero yo lo encontré super buenmozo (se ríe). Después de eso, nos topamos un par de veces, incluso cuando yo estaba esperando a la Juli. Siempre tuvimos buena onda, pero nada más. Muchos años después empezó todo. Entre medio me fui a vivir a México, tuve a mi hija, me casé, me separé y volví a Chile. En realidad, volví con la intención de que fuera solo un tiempo, como para recomponerme, pero unos meses después apareció Marcelo. Justo habían publicado en LUN que me había separado y él me mandó un mensaje pidiéndome datos de unos pianos… No le creí nada, pero hasta el día de hoy me dice que era solo por eso. No pasó nada. Un par de meses después, lo busqué por Twitter, nos juntamos, tomamos un café y, bueno, de eso ya han pasado seis años”, cuenta.

–¿Notas o notaste esos 16 años de diferencia?

–No. Sinceramente, creo que yo me veo mayor y él más chico. Con él empecé a los 24, pero ya había sido mamá a los 21, así es que nunca tuve esa vida de salir a fiestas ni cosas así. Nunca fue un tema la edad en sí, pero igual me daba cuenta de que si lo comparaba con las parejas que yo había tenido antes, Marcelo era un hombre bastante más resuelto en la vida, una persona en quien podías descansar un poco, en el sentido de que también planificaba cosas, organizaba, algo que antes solo yo hacía. Me gustaba no tener que llevar la batuta todo el tiempo. Obvio que no solo eso me gustó de él.

–¿Cómo te pidió matrimonio?

–Estábamos en Santo Domingo, en la playa.
Julieta la interrumpe diciendo “Here comes the sun”. Millaray se ríe y comenta que han sido tantas las veces que ha contado cómo le pidieron la mano que su hija se sabe hasta el nombre de la canción que en esos minutos estaban escuchando.

“Marcelo estaba en una actividad y yo lo acompañé. Después nos fuimos a Santo Domingo a almorzar y ahí nos pusimos a caminar por la playa. Y yo, sin saber lo que iba a pasar, puse música, algo típico mío. Era ‘Here comes the sun’, de Los Beatles, y empezó a decirme cosas muy lindas, demasiado lindas, y de un segundo a otro se arrodilló y tenía un anillo en sus manos. Para mí, era como una película. Nunca había estado en una situación así y eso que me había casado antes. Pero esto de pedida de matrimonio... Quedé súper en shock. Lo abracé y me puse a llorar. Ni siquiera le podía responder, y en un minuto Marcelo me dice ‘ya, pero contéstame’, y ahí le dije que sí. Después le contamos a la familia y nada, ahora ya estamos buscando lugares. Es raro, pero lindo”.

–Marcelo lo anunció en redes sociales.

–Sí, pero lo escribió en su Facebook personal. Igual uno sabe que ese tipo de cosas pueden salir a la luz, pero nunca fue con esa finalidad. De hecho, está escrito con un lenguaje súper coloquial, y sí, fue súper emocionante leer eso. Bueno, siempre hay algún amigo sapo en facebook, por eso se supo (se ríe).

SU DIFÍCIL PRIMER EMBARAZO

Julieta cuenta que Marcelo es un poco obsesivo por el orden. “Tiene sus libros ordenados alfabéticamente”. Claro que también agrega que es muy cariñoso y muy preocupado por ella y Celeste.
“Fue papá joven así es que esta paternidad le ha llegado distinto”, agrega Millaray.

–¿Y para ti? ¿También ha sido distinto?

–Claro, mi primer embarazo fue cuando vivía en México. Tenía 20 años y enterarse de que uno va a ser mamá a esa edad igual es súper fuerte, pero después con el apoyo de la familia y del papá de la Juli empecé a darme cuenta de era una noticia muy linda y que me hacía muy feliz.

–Contaste alguna vez en tus redes sociales que sufriste depresión post parto.

 

¡Lee la entrevista completa en nuestra edición impresa!

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo