17

nuevos articulos

martes, 27 marzo 2018
Publicado por

Mindfulness para combatir el estrés

por: Patricia Lecaros

El concepto de “mindfulness” se ha traducido al español como “atención plena”. Consiste en prestar atención al momento, a los pensamientos, a las emociones, a las sensaciones corporales y al ambiente. También implica aceptarlos sin juzgar si son correctos o no.

Pero el mindfulness va mas allá de sentarse a respirar con los ojos cerrados por algunos minutos cuando se necesita una pausa. Invita a reducir malos hábitos como hacer dos o más cosas a la vez.

El psicólogo norteamericano Daniel Goleman, autor del libro Inteligencia Emocional, señala que el mindfulness no solo mejora la capacidad de atención y concentración. También dice que durante su práctica se fortalece la conexión entre las regiones ejecutivas prefrontales del cerebro y la amígdala. Según Goleman, el mindfulness asienta los cimientos de la metaconciencia y nos ayuda a desarrollar la capacidad de observar nuestros propios procesos mentales en lugar de vernos arrastrados por ellos. Esto nos permitiría gestionar mejor nuestros impulsos “problemáticos” o conductas compulsivas.

Para la práctica de la atención plena el biólogo norteamericano Kabat-Zinn, fundador del  “Center for Mindfulness in Medicine” (en español, “Centro para el Mindfulness en la medicina”) de la Universidad de Massachusetts sugiere favorecer algunas actitudes importantes para una practica positiva:

  1. Estar dispuesto a explorar las propias sensaciones y emociones.
  2. Aceptar lo que ocurra y lo que uno es.
  3. No enjuiciar o juzgar vivencias como “buenas” o “malas”, “correctas” o “incorrectas”.
  4. Tener paciencia.
  5. Confiar en uno [email protected], en la propia intuición y experiencia.
  6. Agradecer la posibilidad de tener un momento para uno.
  7. Ser compasivo con uno [email protected], dándose palabras de aliento, comprensión y confianza.

Así, también, el maestro vietnamita, radicado en Francia, Thich Nhat Hanh, en su libro “El milagro del mindfulness” habla de prácticas más concretas como esbozar una sonrisa al despertar, escuchar música o darse un tiempo libre. Incluso al estar irritado. Para el cuerpo, dice, la sonrisa es señal de bienestar. Thich Nhat Hanh ejemplifica con la experiencia de tomarse un baño de 30 o 45 minutos. Sugiere notar las sensaciones desde que uno echa a andar el agua; los movimientos, la propia respiración, las emociones que surgen. El monje budista asegura que el cuerpo así consigue estar infinitamente más relajado.

Thich Nhat Hanh aconseja agendar un día de mindfulness. Hacerse el hábito de regalarse un día a la semana (u horas al menos) para estar solo, en casa o afuera, haciendo cosas sencillas, como caminar, ordenar, cocinar, escribir o leer sin distractores como el celular o la televisión. Propone darse esos momentos para respirar tranquilamente, sentir propio al cuerpo y responder a lo que se considere necesario.

No es el único. Investigaciones dicen que el efecto de estos hábitos antiestrés no solo alivia en el momento. También aporta a nuestra salud, impacta nuestra longevidad e incluso influye a nivel de los propios genes. Y, claro, nos hace mucho más felices.

Leer articulo completo