17

nuevos articulos

viernes, 19 enero 2018
Publicado por

Mon Laferte: "Nunca me di por vencida"

La cantante nacional rememora en su entrevista más íntima los comienzos de su carrera en México, los momentos difíciles y los de alegría. También revela detalles inéditos de su personalidad: “Me gusta tener el control en todo”, dice. Pero más allá de eso, Mon es puro talento, su propia historia se escribe en base a la música que hace. Nunca buscó la fama, pero hoy es una estrella en lo alto.

Por: Jonathan Reyes / Fotos: Alberto HV / Styling: Mon Laferte / Maquillaje: Johan Vera

Era una exquisita noche de verano, las más de 40 mil personas que llegaron hasta el Estadio Nacional para ver el concierto de Plácido Domingo, organizado por Corpartes, esperaban también ansiosos la presentación de nuestra máxima representante musical en el extranjero. Mon Laferte subió al escenario enfundada en un elegante vestido negro con incrustaciones de brillo y su pelo perfectamente tomado. Bastaron unos minutos para que la intérprete de “Tu falta de querer” deslumbrara al público y al propio tenor. En la pantalla gigante del recinto se podía ver cómo los miembros de la orquesta miraban impactados el despliegue de la cantante y, en el punto máximo de la interpretación de su terma “Tormento”, algunos aplaudían al igual que el público. Es que la voz de la viñamarina es única. Su potencia la hizo merecedora de un Grammy Latino el año pasado por su hit “Amárrame”, el que interpreta con Juanes, con quien este año partirá de gira por Estados Unidos. “Al principio me sorprendí mucho cuando me hicieron la invitación a cantar con Plácido Domingo, todos conocemos su voz y su carrera. Es alguien que admiro un montón, estaba muy nerviosa antes del concierto”, cuenta Mon en su primera entrevista para “Cosas”.

Nos juntamos en el Hotel Santiago, un día antes del show con Plácido Domingo. Ella venía llegando de un vuelo largo y esa jornada había dormido solo unas horas. Pero ahí estaba con la mejor disposición para hablar de todo. Recordando sus inicios en México y los momentos en donde tuvo que sacar las mayores fuerzas para no volver a nuestro país. Luchó, y finalmente lo consiguió. Pero tanta actividad que la llevó a la cúspide de su carrera y que hoy la tiene transformada en una verdadera estrella de la música le pasó la cuenta en algún momento en lo físico. Mon sentía que tenía que darse un tiempo para descansar. Eso hizo hace unas semanas junto a su familia. Arrendó una casa en una paradisiaca playa de México en donde no tenía señal de Internet y logró darse el tiempo para estar con los suyos y con ella misma, aunque nunca pare de crear. “Tengo ese problema de que estoy en cada momento creando; mientras más días libres, más proyectos se me ocurren. La cabeza no descansó, pero el cuerpo sí”, confiesa.

–Hablemos de Viña. En pocas semanas se cumple un año de esa presentación en el festival que te reencontró con el público chileno. Tú eres de Viña del Mar, ¿qué sentiste cuando estabas atrás del escenario a punto de entrar?

–Estaba muerta de miedo, en ese momento se me vinieron a la cabeza todos los festivales de Viña que veía cuando chica junto a mi abuela y con la familia. Eso era sagrado para nosotros, comprábamos unas uvas gigantes y nos fascinaba ver los shows de Juan Gabriel que era el favorito de mi casa. Viña era algo inalcanzable para mí y de repente figuraba ahí a punto de salir, con mucho miedo y demasiados nervios porque, aparte, algo pasó con un micrófono y unos cables, todo el mundo empezó a correr. Es un festival diferente, porque acá también es un show de televisión, entonces no dejaban entrar a los técnicos al escenario. Yo tenía que salir con el micrófono en la mano y estaba en otro lugar, no dejaban entrar a mis técnicos y ya el estrés era mayor.

–Precisamente en México partiste tu carrera tocando en bares y en el Metro. Hubo momentos complicados. ¿Pensaste de alguna forma en no seguir o tirar la toalla?

–Llevo en la música muchos años y empecé a trabajar cuando tenía 13, hoy a mis 34 puedo decir que tengo más de veinte años viviendo de la música. He disfrutado, esto no se trata de que porque canté en el Festival de Viña soy más feliz, siempre lo he sido. Cuando tocaba en el Metro también fui feliz.

–Pero hubo días difíciles en que tuviste que enfrentar episodios críticos en lo económico.

–Sí, pero siempre he sido muy positiva y soy una persona que ha tenido mucha suerte. Afortunadamente, he tenido trabajo. Llegué a México y, apenas me subí a un escenario, me quedé trabajando. Nunca pensé que me daría por vencida, porque mi fin no era ser famosa, yo quería cantar. Efectivamente el dinero no me sobraba, pero podía pagar las cuentas básicas. En la parte más artística fue más complejo porque sentía que tenía que encontrar una identidad y al principio me daba mucha vergüenza mostrar mi música. Empecé a compartir mi música en las redes. Cuando me quedé sin luz fue porque dejé de cantar producto de una depresión que vino tras una ruptura amorosa y por otras razones, entonces me quedé sin plata porque no estaba trabajando, ahí no pagué mis cuentas y en ese momento pensé en regresar a Chile para estar con mi familia, porque me sentía muy triste. Ese fue el único momento en mi vida en que me he deprimido. Aun así, nunca se me cruzó por la cabeza la idea de dejar de cantar. Ahí me inspiré y salió mi disco “Vol. 1".

¡Lee la entrevista completa en nuestra edición impresa!

Revisa aquí nuestra sección "Y en otras Cosas" by Fiat:

Síguenos en redes sociales a través de TwitterFacebook e Instagram // @revistacosas

Leer articulo completo