17

nuevos articulos

viernes, 23 noviembre 2018
Publicado por

Paco León: "Creí que este personaje sería el gran fracaso de mi carrera"

Por estos días brilla en España gracias al reciente estreno de “Arde Madrid”, la serie que dirige. En Chile se hizo conocido por su interpretación de una abogada trans en “La Casa de Flores”. Acá le contamos más de la persona tras el personaje.

Por: Jonathan Reyes

Son días agitados para el que se ha convertido en uno de los intérpretes más reconocidos de España en el último tiempo. A la noticia que se dio a conocer hace algunas semanas sobre las dos nuevas temporadas de “La Cada de las Flores” que se emiten por Netflix, se suma el estreno hace unos días en España de “Arde Madrid”, transmitida por otra plataforma de streaming. Ese es el último proyecto de Paco León, pero el actor y ahora también director siempre ha estado en el ojo público, ya sea por su trabajo o por su comentada vida privada. Hace unos años salió del clóset al hablar públicamente de su bisexualidad y es comentario obligado de los programas de la “prensa rosa” española por los desnudos que protagoniza cada cierto tiempo en su perfil de Instagram, donde cuenta con más de un millón de seguidores. Pero Paco siempre se las arregla para dar vuelta todo a su favor. Para la promoción de “Arde Madrid”, serie que dirigió, le pidió a sus amigos del ambiente del espectáculo que también se desnudaran usando el hashtag de la producción. Golpe de efecto seguro. Acá en Chile a Paco se lo conoce mucho más gracias a su personaje de María José en la serie mexicana de Netflix “La Casa de las Flores”, en donde interpreta a una abogada trans que vuelve a reencontrarse con su familia que ha dejado en México para ayudarla con un tema legal. Pero la comunidad gay chilena conoció a Paco hace más de 15 años, cuando encarnaba magistralmente el personaje de Raquel Revuelta en unos gags de comedia en que comentaba los estrenos de la cartelera de cine. Sobre su personaje de María José nos cuenta que fue un desafío mayor. “Estoy muy encantado y sorprendido porque al principio hubo mucha controversia en España, hay colectivos LGTB que entendieron que no era apropiado que yo, un actor hombre hiciera un papel de mujer transexual, entonces estaba totalmente convencido de que este iba a ser el fracaso de mi carrera. Yo decía ‘oh Dios mío, me arriesgué, pero perdí’. Bueno ya estaba aceptando que este trabajo no tendría la buena acogida que yo esperaba y tal, y ¡me equivoque! Y de repente es un éxito, no solo el personaje de María José, sino toda la serie. Me llegan felicitaciones de Estados Unidos, de Chile, de Colombia, de México y estoy muy feliz y sorprendido por el fenómeno de la ‘Casa de las Flores’”, cuenta Paco.
–Déjame decirte que acá en Chile ha sido uno de los éxitos del año. La gente la comenta mucho, los medios de comunicación están muy interesados por todo lo que pasa con el desarrollo de la historia y sus personajes. Nosotros también hace muy poco llevamos una entrevista con Verónica Castro, que es la gran diva latinoamericana en el tema de las novelas, ¿cómo fue para ti trabajar con ella?
–Fue una maravilla porque yo, como gente de cierta edad, he visto sus novelas, la conozco de sus late nights, de los programas de televisión y de repente verla en vivo a una leyenda de la televisión mundial es muy potente. Comprobé ese enganche que tiene, ese charm, ese carisma que emana que todo el mundo la ama y cuando la conoces en persona, entiendes por qué. Es alguien muy divertida, muy natural y muy fresca.
–Más allá de la figura de Verónica Castro, yo creo que esta serie es muy revolucionaria, sobre todo porque se desarrolla en México, tiene un elenco y un equipo de producción mayormente mexicano y los temas que toca antes no se veían en producciones de ese país: sale un poco de los cánones. Esta historia es muy posmoderna, ¿tú también la evalúas así? ¿Crees que es una serie revolucionaria?
–Sí, creo que el género de la telenovela no supo adaptarse a los tiempos actuales, le faltó renovarse. Y esto es una muestra de ello: cómo hubiera sido la telenovela mexicana si se hubiera adaptado a los tiempos y de repente contara tramas, problemáticas y personajes modernos de 2018. Yo creo que esa es la clave del éxito de “La Casa de Las Flores”: hablar de diversidad sexual, de hacerlo público, de guardar las formas, de la doble moral, de la marihuana, de todo junto, ¿sabes? Esas cosas que no se hablan y son temas muy naturales en la vida actual.
–Y son los temas también que cruzan por Iberoamérica, en cierta forma. Precisamente hace muy poco en Chile se aprobó la Ley de Identidad de Género, después de una discusión de muchos años, finalmente las personas trans van a poder cambiar su sexo en el registro civil. Los mayores de 14 años, y obviamente los mayores de 18. Fue una discusión muy larga acá, que era un país con una tradición conservadora bastante grande. Finalmente, la serie también logra mostrar eso: la gente se siente reflejada con esos temas.
–Me parece una noticia buenísima y muy emocionante. También entiendo la importancia de los personajes y la ficción a la hora de cambiar cosas socialmente. Creo que películas como “Una mujer fantástica” e interpretaciones como la de Daniela Vega han ayudado mucho en el mundo entero, seguro que en Chile también, pero en todo el mundo. Espero que María José también aporte su granito de arena para visibilizar este tipo de personajes.
–En ese sentido, el personaje está muy bien logrado y muy bien escrito. ¿Es verdad que lo tomaste sin siquiera saber de qué se iba a tratar tu rol?
–(Ríe). Pues sí, la verdad es que yo tenía ganas de trabajar en México y trabajar con Manolo Caro. Él me conocía y me preguntó si yo estaría dispuesto a hacer una colaboración en la serie, y le dije “sí, sí, me encantaría”. Y me dijo: “Ah pues voy a pensar algo para escribirte”. Y me escribió ese personaje de ocho capítulos que era más que una aparición estelar. Al principio dije: “Ay, Dios mío, esto va a ser un caramelo envenenado”. Es muy difícil interpretar a un personaje trans, pero creo que está dando muchas satisfacciones.
–¿Cómo fue la preparación del personaje de María José?, ¿tenías algún acercamiento con el tema trans en algunos amigos?
–Gente conocida y ahora en España hay un boom también, comienzan a haber muchos niños y niñas en las familias que empiezan con el proceso de reasignación de género y todo eso, y conocía bien el tema. Pero no es lo mismo conocerlo que interpretarlo. Lo más complicado era el tono, porque estás en una comedia, entonces hay que definir hasta qué punto evitar y renunciar a recursos de parodia y a cosas más de burla y retratar un personaje con mucha dignidad sin recurrir a la risa fácil.
–¿Cómo fue finalmente trabajar con Manolo Caro, el cerebro detrás de este exitazo? ¿Hay algún otro proyecto en carpeta con él que nos puedas contar?
–La verdad es que fue un placer. A Manolo le quiero mucho y le admiro demasiado. Aparte de ser un gran director, es una maravillosa persona y un compañero. Como soy director también, entendía mucho su proceso creativo, sus miedos, y entonces creo que hemos sido bastante cómplices. Ya estamos trabajando en la segunda y tercera temporadas de “La Casa de las Flores”.
–Es lo que todo el mundo está esperando.
–Claro, ¡la gente está esperando!
–Hablemos de otro proyecto tuyo: “Arde Madrid”. Cuéntale un poco al público chileno de qué se trata.
–“Arde Madrid” es una serie de televisión de pago con ocho capítulos de thriller con comedia, rodada entera en blanco y negro. Recrea el Madrid de 1961 cuando vivía Ava Gardner en la ciudad española y coincide de vecina de arriba con el general Perón, que es exiliado de Argentina, y en ese año justo se casa con Isabelita Perón. De repente se llegaban a matar porque Ava Gardner hacía fiestas interminables y el general no podía dormir. Ese fue el punto de partida donde los protagonistas de la serie son los criados, el servicio doméstico de Ava Gardner. Se recrea ahí un Madrid de esa dolce vita madrileña que vivió Ava, donde se juntaba lo más glamoroso de Hollywood, con lo más ondero de España, con Lola Flores, con Carmen Sevilla y todo el flamenco, y hacían unas fiestas muy salvajes.
–¿Y cómo es dirigir, Paco? Porque la gente –sobre todo acá en Chile– te conoce más por tus papeles frente a la cámara…
–He llegado a director un poco por accidente. Yo estaba haciendo aquí una serie muy famosa que duró 10 años, llamada “Aída”, y empecé a hacer una especie de película, un documental con mi madre, que se llama “Carmina o revienta”, y de repente se convirtió en un éxito porque ganó muchos premios. Incluso mi madre que no era actriz comenzó a ganar premios de interpretación también. Y tuvimos que hacer una segunda película, una segunda parte que se llamaba “Carmina y amén”. Después me encargaron “Kiki” (el amor se hace). Y a lo tonto ya llevo tres películas y una serie, o sea que ya puedo decir que soy director con la boca grande y no pequeña, como lo decía antes.
–¿Vienes a Chile pronto?
–Ay sí, estoy deseando conocer Chile y la mejor manera de conocer un país es trabajando en él (ríe). Me encantaría hacer algo ahí, conozco y tengo muchos amigos, compartimos representante aquí: a Paulina García, a Luis Gnecco, a Daniela Vega y me encantaría mezclarme por allí y hacer cosas. //@revistacosas

Leer articulo completo