17

nuevos articulos

Jueves, 16 Marzo 2017
Publicado por

Peguémosle a Zamorano

Roberto Gómez

Hace unos días, vía redes sociales, vi un video titulado: “Zamorano, el políglota”. En el video en cuestión, se ridiculizaba a Iván Zamorano Zamora hablando primero como español (imágenes de su exitoso paso por el Real Madrid), luego como mexicano (imágenes de su exitoso paso por el América) y luego como argentino (en una entrevista o algo parecido).

Lejos de darme risa, se me vino a la mente nítida la imagen de Iván Luis con la camiseta número 9 del cuadro madridista decretando el gol de la victoria (pase de Emilio Amavisca, Zamorano la para de pecho y se la cruza al arquero del Deportivo La Coruña y Juan Manuel Ramírez en las pantallas de Mega, gritando: “GOL, GOL, GOL”) con el que se coronaba campeón de la temporada 94-95 y en goleador o pichichi del campeonato. Es decir, un chileno, en la actualidad, a la altura de Cristiano Ronaldo…

Por cosas que ocurren y que no intento de ningún modo entender, me encuentro a boca de jarro con el mítico relator deportivo y le pregunto, también a boca de jarro, qué le parece esta situación, a lo cual Juan Manuel responde: “Resulta que es más fácil ahora pegarle a una figura de la talla de Zamorano que hacer un trabajo serio; trae más réditos burlarse de la gente, es cruel, pero es así”.

Yo no creo que tenga que ver con ahora o con antes. Si no, recuerden el penal de Caszely contra Austria en el Mundial de 1982, uno de los mejores centrodelanteros chilenos de todos los tiempos, uno de los primeros en jugar en el fútbol español, recordado ad infinitum por un penal errado.

Con esto no pretendo erigirme en el abogado de Zamorano ni mucho menos, y su vida personal o su participación en la campaña del Transantiago o su apoyo al alcalde Lavín me son totalmente indiferentes. Lo que no puedo olvidar son los 28 goles de esa temporada y la voz de Ramírez gritando: GOL, GOL, GOL.

Leer articulo completo