17

nuevos articulos

jueves, 13 septiembre 2018
Publicado por

Poppy Delevingne

Aristócrata, socialité, modelo y actriz, esta mujer lleva una vida envidiable donde nada parece haber quedado al azar, ni siquiera su perfecto romance.

Por: Manuel Santelices / Fotos: Cortesía Jo Malone • Getty Images

Puede que la envidia sea un terrible pecado, pero a veces es inevitable. Ahí está, como prueba evidente, Poppy Delevingne y su aparentemente perfecta existencia, como si hubiera sido creada para provocar rencor y resentimiento en el resto de nosotros. Controle sus impulsos, que aquí vamos con su historia.

Bellísima, delgadísima, elegantísima y sumamente bien conectada, Poppy es una de las tres hijas del magnate de los bienes raíces londinense Charles Hamar Delevingne, y su chic esposa, Pandora Anne Stevens. Por lado paterno, Poppy es descendiente del barón editorial sir Edward George Warris Hulton, y por el lado materno de Jane Sheffield, hija del sexto barón de Sheffield y dama de compañía de la desaparecida princesa Margarita de Inglaterra. Poppy creció en una enorme mansión en Belgravia, uno de los barrios más exclusivos de Londres, junto a sus hermanas Chloé y Cara Delevingne, esta última una de las modelos más famosas del mundo.

Según Wikipedia, Poppy es “modelo, socialité y actriz”, una descripción certera pero incompleta, que no alcanza a cubrir la enorme variedad de sus actividades e intereses ni tampoco el alcance de su poderosa red de amistades. Poco después de terminar sus estudios en un exclusivo colegio inglés, se mudó a Nueva York, donde compartió un departamento con Sienna Miller. Ahí, como era de esperarse, fue descubierta por la agencia de modelos Storm y comenzó una carrera que la llevó a posar en campañas para Chopard, Zadig & Voltaire, Rag & Bone, Agent Provocateur, Alberta Ferretti y Louis Vuitton. Actualmente es embajadora de la marca de fragancias Jo Malone y aparece en la nueva campaña de otoño de Roger Vivier.

Pero eso no es todo.

Poppy está decidida a concentrarse en su carrera en el cine y la televisión. Aparte de haber tenido roles de reparto en “Kingsman: the Golden Circle” y “The Aspern Papers”, apareció recientemente en la serie “Genius: Picasso”, protagonizada por Antonio Banderas, en el papel de Marie-Therése Walter, una de las muchas amantes del pintor. Antonio, dijo Poppy en varias entrevistas posteriormente, fue increíblemente cálido y solidario con ella, que recién ahora está tomando su profesión de actriz totalmente en serio y tiene todavía mucho que aprender.

Otro punto envidiable en la vida de esta atractiva socialité es su matrimonio con James Cook, un ex modelo y actual banquero que, al menos en el papel, se ve como el hombre ideal. La pareja contrajo matrimonio en 2014 en dos ceremonias, una en Londres y otra, más exótica, en Marrakech. Andrew Lloyd Webber, Joan Collins y una generación completa de mariposas sociales británicas y norteamericanas estuvo presente, y Poppy, que aparte de todo lo demás es también musa de Chanel, lució en la primera ocasión un vestido couture diseñado especialmente para ella por Karl Lagerfeld cuya falda podía desprenderse, de modo de quedar como una coqueta minifalda a la hora de la fiesta.

En Marrakech las cosas fueron aún más divertidas y relajadas, con Georgia May Jagger, Alexa Chung y la princesa Beatrice de York aplaudiendo a la pareja en una fiesta que fue descrita por la prensa inglesa como una “hippie rave”. Poppy llegó en un vaporoso vestido de chiffon floreado de Pucci, diseñado por su buen amigo Peter Dundas, por entonces director creativo de esa maison.

Pero aparte de belleza y elegancia, esta mujer tiene también corazón. Como embajadora de Save the Children, ha viajado por varios países en situación de pobreza o conflicto, concentrándose, por ejemplo, en niñas y jóvenes en Etiopía, un país donde la mortalidad por maternidad entre adolescentes cobra una vida cada 20 minutos. “Si esto ocurriera en Gran Bretaña, sería un escándalo”, señaló en esa oportunidad, visiblemente afectada. “Este no es el futuro brillante que queremos para las niñas de nuestro mundo. Cada una merece la oportunidad de decidir qué sucede con su cuerpo, elegir cuándo se convertirá en madre y debe tener la posibilidad de ser niña cuando todavía lo es”. //@revistacosas

Leer articulo completo