17

nuevos articulos

jueves, 18 mayo 2017
Publicado por

Quince días pueden cambiar la vida

Mirella Granucci

TIEMPO: Dimensión física que representa la sucesión de estados por los que pasa la materia. OBS: Cambiar la palabra “materia” por tu nombre.

Despierto con una sensación nueva. La tempestad pasó y creo que sigue rumbo a otro lado, lejos de mi almohada (ahora sin marcas negras de la máscara cero “waterproof”). Respiro. Finalmente, respiro y siento una felicidad silenciosa, de estas que aparecen en los días sábado, cuando abrimos un ojo, nos acordamos que es sábado y volvemos a dormir. No es una felicidad grandiosa, efectivamente, nada ha cambiado, pero la siento permanente. Vuelvo a correr torpemente por la calle, fingiendo que estoy atrasada (a veces estoy y no necesito fingir), vuelvo a bailar en la micro llena y por primera vez en mucho, mucho tiempo, me miro al espejo y siento que estoy bonita. Repito: Nada ha cambiado. No estoy en una dieta milagrosa o conocí al hombre de mi vida (... el orden de prioridades es este mismo). Creo que hizo sentido empezar por los nudos chicos, por la puntitas del pelo, como me enseñó Esperanza. La tempestad fue intensa. Creo que llegó al ápice, cuando mi psicóloga fue la cuarta persona a retarme en un miércoles y lloré diciendo sin mucho aire: “No hago nada bien”. (Sí, patético, pero muy honesto). Pero pasó, en quince días pasó.

Con esto, quiero decir que no hay un tiempo predeterminado para vivir las cosas. Superar un gran amor a los primeros 5 días desde su término está tan bien como sufrir tres meses por aquella persona que no era tan importante. No hay tiempo correcto. Para bien o para mal, nunca hay un tiempo correcto. Sólo puedo asegurar –con mi muy corta experiencia de vida– que cuando elegimos pasar por la situación con la verdad, sin ahorrar silencios, palabras ni llantos... todo es más fácil y provechoso; todo se convierte en aprendizaje.

Hacía tiempo que no sentía esa felicidad tibia (que creo es mi predilecta, como un día de sol con viento). Cuando hablé con mi ex amor, él me preguntó si el motivo de estar tan bien era el hecho de haber conocido a alguien, y me dijo: “Ayuda mucho sentirse fuerte cuando se está con alguien”. Creo que él estaba hablando de sí mismo... No contesté, porque habría sido muy de teleserie decirle: “Sí, estoy conmigo misma y creo que esta relación va más lejos que la nuestra”.

Leer articulo completo