17

nuevos articulos

miércoles, 5 septiembre 2007
Publicado por

Rosita Parsons: “No pertenezco a ninguna monarquía"


Ha sido un año intenso para la modelo Rosita Parsons. Murió su padre, lo que le produjo un profundo cambio en su perspectiva de la vida. A la vez, se ha visto envuelta en polémicas a raíz de sus incursiones en televisión. Su consuelo es que está enamorada y feliz con esa relación. Y en lo profesional, llena de planes. Viene llegando de Buenos Aires, donde lanzó la segunda campaña de Olay, y se apronta a viajar a Estados Unidos y al Fashion Week de Londres.

Carolina Honorato C.
Fotos: Gonzalo Romero
Producción general: Patricia Comandari
Producción: Bernardita del Solar D.
Maquillaje y pelo: Francisco Mercader
Agradecimientos: Tienda Polo Ralph Lauren
Vestuario: Polo Ralph Lauren
Aros y pulseras: Enfit

La top model de los años 80 y ’90 es una mujer dulce. Si bien Rosita nunca deja de decir lo que piensa, no es una de esas personas que anda por la vida descalificando a los demás. Por eso encuentra injusto lo que le ocurrió durante su participación en el programa “Vertigo”, de Canal 13, donde se la tildó de “cuica” y se la acusó de mirar en menos a otros participantes. Hoy, con distancia de ese episodio, considera que fue una mala decisión haberse expuesto y explica que sus comentarios fueron sacados de contexto por los programas de farándula.

Con su desplante y su belleza eternamente envidiable, Rosita hace un recorrido por lo que ha sido este año para ella.

Mi vida privada no es transable, ni mis hijas (Lorenza Izzo y Clara Lyon) ni mis afectos son un producto vendible. Por lo tanto, no lo comercio ni lo condiciono como una fórmula. ¿Qué si me afectó todo lo ocurrido? Por supuesto que me afectó”, confiesa aludiendo a la muerte de su padre, a un incidente que vivió en un restaurante de Santiago y al revuelo que causó su participación en “Vértigo”.

A principios de año Rosita terminó su relación con el padre de su hija mayor, Claudio Izzo. Había conocido al empresario Antonio Eguiguren y apenas lo vio supo que era su hombre. Sin embargo, esa relación le costó verse envuelta en un bullado incidente con la ex de su novio. “No sé si quiero hablar de esto. Pasó lo que pasó, fue muy desagradable la situación, pero quedó en el olvido. No tiene ningún sentido seguir con eso”.

¿Así de fácil das vuelta la página?
–No es que dé vuelta la página. Yo en eso no tuve nada que ver ni soy responsable de nada. A veces la vida te enfrenta a situaciones inesperadas, pero uno debe aprender de ellas y continuar hacia adelante. Este capítulo lo cerré. Fue un momento muy desagradable también para mi familia. Además, se había muerto mi padre una semana antes. Todo fue muy doloroso.

Cuenta que Antonio Eguiguren es “un hombre maravilloso, un gran compañero... Me lo presentó un amigo en un almuerzo y lo encontré muy buenmozo. Es un gran hombre y tiene unos hijos maravillosos”.

¿Piensan casarse?
–¡Cómo preguntas eso! (Se mata de la risa). Estoy feliz y siempre hay proyecciones... Estoy enamorada y mis niñitas lo quieren mucho. No hay cuestionamientos.

¿Cómo has enfrentado la muerte de tu padre?
–En mi vida hubo un cambio importante. Nunca había vivido la muerte de un familiar cercano. Mi papá tenía 87 años. Yo con el tiempo me he ido dando cuenta de que el luto lo empecé a vivir hace un par de años, cuando le descubrieron la enfermedad y me fui despidiendo de a poco. Fui entendiendo el proceso de la vida también. Uno nace y muere solo, no se lleva nada, entonces lo único que dejamos son las vivencias. Y de alguna manera sigo sintiendo que mi papá está vivo en mí y eso me motiva. Yo lo adoraba. Además de lo guapo, siempre lo admiré mucho.

¿Eras regalona?
–No era tan regalona. Mis hermanas lo eran más. Yo era la más calladita de la casa, la más dulce...

¿Y la que menos problemas dio?
–No sé si fui la que menos problemas dio (se ríe). De chica, yo era muy especial, muy “pelada del cable”.

¿Tenías alguna cuenta pendiente cuando él murió?
–No. De hecho, murió en mis brazos. Y le dije, en un momento, que se muriera tranquilo, que no tenía deudas conmigo, que lo adoraba y que estaba muy agradecida de todo lo que me había dado.

Reflexiona un instante, mientras se acomoda en el living de su casa. “La verdad es que los últimos años han sido muy intensos. La enfermedad del papá fue agotadora. Yo me volví de Estados Unidos, me separé (de su segundo marido), me volví a topar con mi primer ex marido y luego conocí a Antonio”.

¿Cómo tomó tu hija Lorenza tu ruptura con su papá? Fue ella quien trató de volver a juntarlos, después de 14 años separados.
–Por supuesto que le afectó, pero lo entendió. La Lorenza es una tremenda mujer. Además, yo con Claudio tengo una muy buena relación, lo que aliviana la pega con mi hija.

¿Y la Clarita?
–Ella lo pasa regio. Es gozadora. La verdad es que con mis dos ex maridos me llevo regio. Los adoro. Son lo mejor.

¿Te gustaría tener más hijos?
–Me encantaría, pero no es tema de conversación todavía...

¿Por qué en alguna parte declaraste que Antonio quería que fueras más cuica?
–Porque esa periodista me dijo que todos pensaban que yo era muy cuica, y le contesté irónicamente: “Qué raro, porque mi novio piensa que soy cero cuica. De hecho, me dice que le gustaría que fuera mucho más cuica”. Me estaba riendo de lo absurda de la pregunta. En este país les encanta estereotipar a las personas y uno puede ser todo en la vida.

"No me gusta descalificar"

Rosita fue invitada este año a participar en los dos programas de baile: el de TVN y el de Canal 13. Sin embargo, asumió que después de su paso por “Vértigo” no era buena idea aceptar. Además, no tenía tiempo para abandonar su oficina por tres meses. “Mucha televisión por este año”, dice sonriendo, aunque sí aclara que no tendría problemas en trabajar en un programa, si la oferta fuera buena.

¿Cómo llegaste a “Vértigo”?
–Me llamaron y encontré que era entretenida la propuesta. Además, pienso que dentro de la televisión chilena “Vértigo” es un buen programa. No hice una segunda lectura, hasta que tuve la mala experiencia de tener una discusión puntual con Alvaro Ballero, el “astro” del reality, por un café, y comenté que me parecía una rotería su forma de pedírmelo. Pero yo no lo descalifiqué a él. Y después di mi opinión en el sentido de que, siguiendo los cánones internacionales, Kenita Larraín no es modelo, pero sí un gran rostro de televisión.

¿Eres una mujer descalificadora?
–No me gusta descalificar, uno no tiene el derecho a hacerlo con nadie. Además, no pertenezco a ninguna monarquía (se ríe).

Entonces, ¿por qué la prensa se ensañó contigo? Dijeron que eras “la cuica que roteaba a todo el mundo”. ¿Fue una mala decisión haber ido a ese programa?
–Yo creo que había falta de noticias. Estuve una semana en los programas de farándula, pero creo que finalmente fue una mala decisión haber participado. Lo pasé increíble, pero no fue bueno por las consecuencias que tuvo. He tenido todo tipo de opiniones luego de mi participación en ese programa. Algunas personas me han dicho: “Por fin alguien habló”. Otros consideran que fue lo más absurdo que me pudo haber pasado... De hecho, Antonio no quería que participara, pero en mi relación no hay permisos, hay apoyos.

Y agrega: “Yo nunca he dejado de ser lo que soy por las vivencias que haya tenido ni mucho menos por la participación dentro de un programa. Siempre he sido una persona cercana, tranquila, emprendedora, trabajadora… La lata es que se han mal interpretado ciertas situaciones”.

Rosita sigue siendo rostro de la línea de belleza Olay, de Procter & Gamble, hasta un año más. Inclusive ahora está considerada para hacer la campaña de la marca en Turquía y en conversaciones para lo mismo en Estados Unidos. De paso, se prepara para viajar al London Fashion Week con fines profesionales.

¿En qué está “Parsons Fashion Management”?
–Todo tiene una evolución lógica y nos hemos convertido en una generadora de ideas, con un buen servicio dado por nuestros proveedores. Además, tengo la agencia que es mínima, donde sólo tenemos seis niñitas y la verdad es que no quiero más, porque así las puedo trabajar bien. Nos sentimos orgullosas de nuestras modelos, ya que han obtenido logros importantes. Victoria Malbrich fue elegida en la semana de la moda como la mejor modelo, adicionalmente hizo la campaña para Mariano Toledo, uno de los destacados de la moda argentina. María Jesús del Pozo está trabajando con Olay y Camila Bjorlig está preparando sus maletas para trabajar en el exterior. Siento, por otro lado, que hemos impuesto un sello propio en los eventos y en los trabajos que hemos realizado. Tenemos la capacidad de entregar un concepto propio para cada cliente.

¿Qué es lo que quieres lograr finalmente?
–Mi misión es transmitir que en la vida no necesitamos usar pantalones para imponer nuestras ideas. Tenemos que ser mujeres y potenciar nuestra esencia femenina, que es lo que nos permite ser simplemente mujeres completas. Y, por supuesto, transmitirle a nuestros hijos que todo se puede hacer, sólo necesitamos un 99 por ciento de esfuerzo y un 1 de suerte.

Leer articulo completo