17

nuevos articulos

jueves, 19 octubre 2017
Publicado por

Saber lidiar con el agotamiento

por: Patricia Lecaros

¿Es razonable estar siempre cansado? ¿Por qué, a pesar de tener dos días de descanso a la semana, estamos agotados permanentemente?

Habría que saber que el descanso físico no es la solución al estrés continuo.

Las tasas de estrés en la población chilena se han duplicado en los últimos cuatro años. Según el informe “Chile Saludable” —documento elaborado por Fundación Chile y GfK Adimark— el porcentaje de personas afectadas de estrés aumentó de un 22% a un 42% entre los años 2012 y 2016.

Nuestro cuerpo está diseñado para soportar periodos de estrés, pero no para tolerar el estrés de forma constante. La psicóloga norteamericana Christina Maslach, profesora del Departamento de Psicología y vicedirectora de pregrado en la Universidad de California en Berkeley, ha estudiado el fenómeno por varias décadas. Christina Maslach plantea que el “agotamiento” es un síndrome psicológico que se caracteriza por un agotamiento extenuante, un sentimiento de cinismo y desapego por el trabajo, y una sensación de ineficacia y falta de logros.

De acuerdo a Christina Maslach, en años recientes, el “burnout” se ha vuelto una forma popular de describir la agonía personal del estrés laboral. La imagen evocadora de una llama que se está reduciendo a cenizas da cuenta de que el “fuego” inicial de entusiasmo, dedicación y compromiso con el éxito se ha “quemado” (por eso “burned out”). Así, el “burnout” se ha convertido en un trastorno bastante común y extendido hoy en el mundo.

Christina Maslach dice que se trata de una enfermedad laboral emergente que llevará a rediseñar las políticas de trabajo y salud en el futuro.

Décadas atrás el término “agotamiento” (“burn-out”, en inglés) se asoció exclusivamente con ciertas profesiones. Entre ellas, se consideraba un síntoma presente en las jornadas laborales de los trabajadores de la salud, de los oficiales de policía, de los bomberos, paramédicos y trabajadores sociales que lidiaban con traumas y servicios humanos.

Hoy, sin embargo, el uso de la palabra se ha extendido a trabajadores que en la actualidad son parte de una fuerza laboral más conectada, hiperactiva y con mayores necesidades de compensación.

¿Por qué nos enfermamos de estrés? ¿Se trata solo de una sobrecarga de horas de trabajo?

Según los expertos, los factores que incidirían en el agotamiento son variados. Van desde contar plazos poco realistas para ejercer las tareas, cambios inesperados, introducción de nuevas tecnologías y procedimientos hasta la incertidumbre laboral, la preocupación económica y la falta de confianza en las personas y en el mercado laboral.

De acuerdo a los estudios de Christina Maslach existen tres señales del agotamiento. En primer lugar, sentirte emocionalmente afectado y vulnerable a enfermedades como los trastornos del sueño, insomnio y colon irritable. Luego percibir que los colegas o jefes te aíslan, te critican o te marginan. Finalmente sentir que no estás haciendo tu mejor esfuerzo, trabajar sin entusiasmo.

¿Como se debe combatir el “agotamiento”?

Hay especialistas que sugieren un abordaje integral. Llaman a hacer desde una revisión de hábitos de alimentación, sueño y actividad física. Aconsejan buscar apoyo en un especialista —puede ser un coach— para conocer estrategias para lidiar con las exigencias laborales.

Junto con esto, mi sugerencia es realizar un gráfico de torta en donde asignemos tiempo equitativamente al trabajo, a la pareja, a los hijos, a la familia, a los amigos, a un deporte o a un hobby, o a cualquier otra actividad que tenga un sentido social.

Christina Maslach en su último libro “Banishing burnout: six strategies for improving your relationship with work (en español, “Eliminar el agotamiento: seis estrategias para mejorar su relación con el trabajo”) concluye que los vínculos con otras personas son una de las principales estrategias para combatir esta enfermedad del siglo XXI.

 

 

 

Leer articulo completo