17

nuevos articulos

miércoles, 8 febrero 2017
Publicado por

¿Cómo vacacionar para volver [email protected]?

Patricia Lecaros

Nuestro cerebro está en permanente actividad. Posee un modo “automático” incluso aunque estamos durmiendo. Esto permite que siga trabajando. Por eso, podemos despertarnos minutos antes de que suene el despertador.

Después de un año de rutinas, exigencias y responsabilidades necesitamos vacaciones. ¿Cómo debieran ser para recuperar energía para el año que sigue?

El trabajo es una parte importante de nuestras vidas pero el descanso también. Es una actividad indispensable para nuestro cerebro y esencial para nuestro bienestar. Está asociado a un mayor rendimiento intelectual, físico y emocional. Por eso es recomendable planificar cómo vacacionar, dónde, con quiénes y haciendo que.

Puedo oír en la consulta a pacientes que incluso en vacaciones no se sienten cómodos. Se inquietan de solo pensar en ir a la playa a hacer “nada” o a estar sin conexión.

Para quienes se sienten ansiosos con el descanso la sugerencia es a “estructurar el descanso”. ¿Cómo? No es necesario abandonar de forma radical los hábitos que se tienen el resto del año. Podemos organizar una “rutina” de vacaciones que contemple, por ejemplo, actividad física cada mañana y un tiempo de “conexión” a Internet en la tarde.

Lo importante es agregar elementos nuevos. ¿La clave? Tener momentos “OFF”. No es fácil. Vivimos en una sociedad “conectada” 24/7 por medio de distintos dispositivos. Los notebook, las tabletas y los smartphones en vez de liberarnos de la oficina nos terminan por unir. Ese es, de hecho, el punto de partida del profesor inglés Mark Cropley en su libro “The OFF switch”, resultado de una investigación que abarca estudios clínicos y casos de la vida real. Según Cropley, profesor de Psicología de la Salud de la Universidad de Surrey, en Inglaterra, además de experto mundial sobre cómo debemos recuperarnos del trabajo, es claro y directo: Cuando uno aprende a relajarse y a descansar eficazmente se puede hacer mucho más cuando se está en la oficina.

De sus estudios podemos aprender que es fundamental darse “breaks” durante el día.

¿Consejos para hacerlo? Cuando no podemos dejar de pensar en lo que pasó en la última reunión de trabajo, buscar un libro o una película que nos distraiga. Practicar actividades que demanden la propia atención para que la mente no pueda irse al trabajo. Por ejemplo, organizando un paseo en bicicleta con los niños nos permite, en general, pensar en otra cosa ya que debe atenderse a la seguridad.

Debemos programar nuestra rutina de manera tal de volverla novedosa. Hay que aprovechar el tiempo de vacaciones para hacer actividades que durante el año nos cuesta concretar. Para esto, debemos controlar al “perfeccionista” interior. Los nuevos aprendizajes deben ser placenteros, alejados de la exigencia. No debemos centrarnos tanto en el resultado sino que, más bien, en la experiencia.

Leer articulo completo