17

nuevos articulos

jueves, 7 abril 2016
Publicado por

VERÓNIKA KATO: SER "NARIZ" EN UN MUNDO MASCULINO

La perfumista de Natura es capaz de distinguir aromas específicos entre los dos mil 500 ingredientes que existen y afirma que la gente no sabe lo que un aroma puede aportarle. “Un perfume puede hacer que finalmente logres ser quien en realidad quieres ser”, dice.

Hace 27 años, Verónica Kato se aventuró en el mundo de la perfumería y hoy, después de mucho trabajo, es una de las principales “narices” en el mercado. Es licenciada en Farmacia Bioquímica de la Universidad Estatal de São Paulo y también tiene un MBA en Marketing y Ventas FGV. Hace 10 años ingresó a Natura, donde ha aportado creatividad y gusto en el mundo de los aromas. Entre sus trabajos se destaca la creación del Núcleo Olfativo, desde el cual se han realizado varias investigaciones.

Parte de su tarea es recorrer distintos países donde la marca está presente. Entre ellos Chile, donde aprovechó de relatar cómo ha sido su experiencia como “nariz” en un mercado que mayoritariamente ha sido masculino, aunque ella comenta que es una situación que lentamente está cambiando y se muestra esperanzada en que más mujeres entren al fascinante mundo de los aromas. “Cuando empecé en la perfumería, efectivamente la mayoría eran hombres. Además, antiguamente era una profesión que se heredaba. Los padres pasaban las fórmulas a los hijos y así sucesivamente”, comenta Verónica, y agrega: “Recién con la Revolución Industrial, aparecieron las primeras perfumerías y es a partir de ahí que empezaron a surgir perfumistas profesionales. Pero eran todos hombres. Las mujeres estaban para otras cosas, el hogar, cuidar”.

–A ti en lo personal, ¿te costó integrarte al mundo de las fragancias?

–Un poco. Pero tuve mucha suerte. Cuando me formé en farmacéutica, tuve mi primer empleo y fue en una casa de perfumería, como asistente de un “nariz”. En esa empresa, había solo una perfumista, el resto eran todos hombres. Ella fue quien abrió el camino para nosotras. Así comenzó mi trabajo que ya lleva varios años en el área de perfumes.

–¿Qué característica debe tener un buen perfumista?

–Todos tenemos el mismo olfato, lo que pasa es que algunos lo tenemos entrenado. Por ejemplo, es lo que pasa con los perros policías en los aeropuertos que, después de ser adiestrados, son capaces de distinguir ciertos olores. Tras años de estudios, nosotros hemos ido entrenándonos para distinguir aromas entre los dos mil 500 ingredientes que tenemos en nuestra paleta. Hay algunos que no utilizo hace algunos años.

–¿Cuánto tiempo toma obtener el aroma indicado?

–El trabajo para llegar al ingrediente adecuado, a la nota indicada, lleva varios años de pruebas y ensayos. Por ejemplo, para “Luna” utilizamos un ingrediente absolutamente nuevo en perfumería, que es la flor de miel, un mini girasol amarillo, dulce, originario de México, pero que crece en toda América del Sur.

–Precisamente, los aromas más dulces son los que entran en acción en la época de frío…

–Así es. La gente que vive en climas muy cálidos lo único que busca es un olor que le otorgue frescor, mientras que en épocas frías opta por un poco de calidez. Se busca equilibrar. Eso lo otorga la dulzura de las frutas, las notas gourmet, por ejemplo, de la miel, las flores   y también la madera. Los aromas de invierno son con más cuerpo, como el vino.

–Las notas gourmet se utilizan cada vez más.

–Sí. A la gente le encantan los toques de chocolate, vainilla, caramelo, también de miel. Haciendo estudios y pruebas nos dimos cuenta de que cuando se mezcla un aroma floral con notas gourmet, inmediatamente se provoca una sonrisa.

“La gente no tiene conciencia del poder que tiene un olor. Un perfume puede hacer que finalmente logres ser quien en realidad quieres ser: una persona romántica, sensual, delicada, exclusiva, con clase, distinción. También una fragancia puede traer solo bienestar, como las de hierbas”.

–¿Y tu olor favorito?

–Cuesta decirlo o decidirme por alguno. Pero, cuando no estoy en el trabajo, me gustan las notas que me relajan. 

Leer articulo completo