17

nuevos articulos

miércoles, 23 marzo 2016
Publicado por

XIMENA TORRES R: "CON FEDERICO SOMOS MUY APASIONADOS EN LO QUE HACEMOS"

La directora de la Fundación Astoreca y esposa de Federico Sánchez fue galardonada con el Premio Energía de Mujer de Enersis por su trabajo en materia educacional. Los secretos de su éxito profesional y su relación con el conocido arquitecto, aquí.

Por: Jonathan Reyes /Fotos: Bárbara San Martín

Un colegio en Renca y otros dos en Lampa, particulares subvencionados gratuitos y sin selección para su enseñanza básica, ubicados en zonas vulnerables y con una formación católica, se encuentran hoy entre los mejores de Chile. La historia que hay detrás de la Fundación Astoreca está íntimamente ligada a la figura de Ximena Torres Rodríguez, quien llegó como profesora a fundar el Colegio San Joaquín hace 25 años y que hoy la tiene como su directora administrativa. La esposa del reconocido arquitecto y conductor de televisión Federico Sánchez es una voz autorizada en materia educacional y por ese motivo estuvo este año entre las galardonadas con el Premio Energía de Mujer de Enersis.

Ximena estudió en el Grange y después Pedagogía en la UC. Siempre se vinculó con proyectos que trabajaran en el tema de la pobreza. Algo se ubicaba en Renca, porque había hecho trabajos de voluntariado en el invierno, y en 1989 formó junto a otras personas las bases del Colegio San Joaquín, el primero de la fundación. Tomaron un colegio municipal con mala administración y la partida fue muy compleja, porque la comunidad no creía en un colegio que estaba prácticamente abandonado. No había niños para comenzar. Ximena y otras cuatro profesoras recorrieron el barrio haciendo puerta a puerta para contar a los papás del proyecto educativo. Hubo 120 familias que les creyeron y dieron la partida al colegio con ellos para los niveles de prekinder a cuarto básico. De esos 120 niños, ninguno sabía leer ni escribir. Hoy la Fundación Astoreca tiene tres colegios, con niveles desde prekinder a cuarto medio.

–¿Cuál es la clave del éxito de estos colegios?

–Son muchos los factores que inciden en que tengamos resultados que nos hacen estar dentro del 5 por ciento de los mejores colegios de Chile, pero nos falta mucho para ser mejores. La creencias son muy importantes para nosotros. Todos los niños pueden aprender y eso no es menor y pueden desarrollar al máximo sus capacidades intelectuales, emocionales y físicas. Creemos que no hay excusas externas para que un niño no aprenda; si no lo hizo, es de nuestra exclusiva responsabilidad. La educación no debe ser paternalista, a los niños de sectores vulnerables se les puede exigir como a cualquier otro niño. Y en el ámbito más operacional, te diría que nuestro directorio, que a la vez es nuestro sostenedor –un grupo de ingenieros que hace 25 años creyó en este proyecto–, sigue comprometido cada día con nosotros. Otra de nuestras claves es tener directores en nuestros colegios con liderazgo académico y que nuestros profesores se presenten a la sala de clases con una planificación diaria, aquí no hay espacios para la improvisación. Y por último, el sistema de evaluación permanente de los resultados de nuestros niños es muy importante.

–¿Y qué ha sido lo más difícil?

–El equilibrio de una buena gestión en educación es súper precario, hay que estar permanentemente en distintas áreas, tenemos muy exigidos a nuestros profesores que deben responder a nuestros estándares. Hay que estar atenta siempre a todo lo que está pasando en los colegios. El profesor es la clave del éxito de una buena gestión. En todas partes hay padres que no están tan comprometidos como uno quisiera, pero, en ese sentido, seguimos teniendo claro que esto sigue siendo responsabilidad nuestra.

“NO SE PARTIÓ POR LA SALA DE CLASES”

_MG_5735

En marzo entró en vigencia la ley de inclusión que regirá de forma gradual hasta acabar con la selección en los colegios. La Fundación Astoreca fue de las primeras en no aplicar la selección en sus colegios para la enseñanza básica, teniendo, eso sí, prioridad los hermanos de alumnos e hijos de ex alumnos. La tómbola les ha dado buenos resultados.

–¿Cómo evalúa todo el proceso que va a llevar al fin de la selección?

–Tenemos nuestros cuestionamientos. Nosotros partimos en 2008 con el proceso aleatorio, estamos muy de acuerdo en que no haya selección del tipo rendimiento académico ni capacidad intelectual, pero lo que nos pasa en la práctica varía. El Colegio San Juan de Lampa está inmerso en un sector muy vulnerable, al medio de una población y de un proyecto inmobiliario para clase media. Frente a la posibilidad de entrar de forma aleatoria, postulan niños de todo ese sector. Ahí nos cuestionamos y decimos que no podemos hacer discriminación positiva. Si pudiésemos hacerlo, elegiríamos a los niños que estén en condiciones más desfavorables, pero la tómbola no nos deja hacer esa discriminación positiva. Deben existir proyectos educativos en que la selección sea parte de ellos y elijan a las familias con quienes quieren trabajar. Soy muy crítica de todo lo que está pasando en nuestro país a nivel educacional.

–¿Cómo se está implementando, a tu juicio, la reforma educacional?

–No se partió por la sala de clases. Hay un desconocimiento real de lo que significa gestionar un colegio y formar a los profesores. El elemento clave son los maestros. Hay que buscar a los mejores talentos en todas partes. Se debe incentivar que los jóvenes estudien pedagogías. Hay que asegurar la calidad.

MUJER DE FEDERICO SÁNCHEZ

1

Ximena comenta que el Premio Energía de Mujer de Enersis que acaba de recibir es un reconocimiento que coincide con sus 25 años trabajando en la Fundación Astoreca. Se siente contenta y orgullosa del trabajo realizado con su equipo. Uno de los grandes pilares en su vida es su esposo, Federico Sánchez. Dice que, a pesar de ser muy distintos, él es su cable a tierra. Ella es introvertida y él es todo lo contrario, partiendo por su llamativo look, ese que en estos 22 años de matrimonio, con dos hijos de 17 y 14 años, hace que la gente se detenga en la calle para saludarlo. Ximena ya está acostumbrada a que su marido lo reconozcan y le pidan fotos, por lo que se siente muy orgullosa de él.

–¿Cómo es estar casada con un personaje como Federico?

–Es una persona muy intensa. Ambos somos muy apasionados con lo que hacemos. Federico pone una pasión tremenda en lo suyo, se vincula en cuerpo y alma en cada uno sus proyectos, busca un desarrollo de las ideas. Yo también me vinculo con lo que hago de una forma muy fuerte. Somos súper distintos, pero nuestros trabajos los abordamos de manera muy similar. Lo que hace Federico en “City Tour” (Canal 13C), más que entretener es educar, nos enseña a mirar las ciudades de una forma distinta a cómo lo hacemos comúnmente y, en ese sentido, es lo mismo que yo hago acá.

–¿Siempre fue tan bien vestido?

–Más que bien vestido, él siempre tuvo una propuesta distinta, desde que lo conozco. Lo que más me gusta de lo que está pasando hoy con él es que entrega conocimientos de una manera muy transversal y eso me llena de orgullo. Claramente es difícil compatibilizar tanta intensidad por nuestros trabajos, pero nos hacemos nuestros espacios. 

Leer articulo completo